7 cosas que no puedes dejar de hacer esta Navidad si tienes un negocio online

Navidad negocio online

 

Querido lector:

 

No sé tú, pero yo llevo viendo mantecados y turrones en el supermercado desde que el principio de los tiempos. Pongamos que hablo del mes de agosto. A este paso, la Marimonera se fusiona con la canción del verano y nos la termina cantando Maluma. Desde que las Pascuas empiezan antes que el curso escolar y nos pilla remojando el culamen en la playa y con las ingles brasileñas recién hechas, ya nada es lo mismo. Total, que a estas alturas de la película, con todo el pescado vendido y la campaña de Navidad prácticamente ventilada, no te voy a hablar de planes anuales, objetivos para 2018 ni leches en vinagre. Asumo que eso ya lo has hecho a conciencia o que te lo has dejado sin hacer, pero a conciencia también.

Sin embargo, hay mundo más allá de los planes anuales de empresa. Hay un montón de cosas que puedes hacer por tu negocio cuando termina el año. Detalles muy pequeñitos pero que pueden hacer que el 2018 sea mucho más llevadero. Por eso hoy quiero hablarte de esas 7 cosas que no puedes dejar de hacer esta Navidad si tienes un negocio online:

 

1. Reservar tus vacaciones de verano.

Me da igual que sea en el pueblo, en un camping o en casa de tus suegros. Lo importante es que bloquees ahora mismo en el calendario un periodo de tiempo concreto y sagrado en el que no vas a trabajar. Cuando lo tengas decidido, bloquea también las 2 semanas anteriores y las 2 posteriores. ¿Que por qué tienes que hacer esto ahora que andas a tope de power con el cuello vuelto y las camisetas térmicas? Porque si no lo haces, empezarás a agendar proyectos y encargos, pensando que aún queda mucho para el verano y, cuando quieras darte cuenta, no habrá hueco para las vacaciones. Créeme. Servidora se quedó sin descansar durante sus primeros años de emprendimiento por pensar en las vacaciones demasiado tarde. Con los años, he ido perfeccionando la técnica y me he dado cuenta de que para que funcione, es imprescindible bloquear también las 2 semanas anteriores y posteriores. Esto no significa que no vayas a trabajar durante ese tiempo. De hecho, te matarás trabajando. Pero la experiencia me ha enseñado que tendemos a ser demasiado optimistas con nuestro tiempo y que hay imprevistos que hacen que las cosas se alarguen más de lo esperado. Así que esas 2 semanas te servirán de margen de seguridad para que ningún contratiempo pueda anular tus vacaciones.

Además, el hecho de tener en mente unas vacaciones concretas te ayudará a llevar mejor los momentos de estrés que tendrás a lo largo del año. Será ese rinconcito mental seguro que te mantendrá a salvo durante los días malos.

 

2. Proponerte un horario.

Está muy bien empezar el año con metas como las de comer más sano, ir al gimnasio y esconder la tarjeta de crédito en los confines de la Tierra. Pero el mayor favor que puedes hacerte cuando emprendes y te conviertes en un obseso del trabajo es ponerte un horario. Porque sin eso no harás nada de lo que te propongas. Así que respira hondo y comprométete ahora mismo contigo y con tu familia a trabajar en una franja horaria concreta y cerrada. Si no lo haces por ti, hazlo por los que te rodean.

 

3. Aprovechar la visita de los Reyes Magos.

Pide cosas que te vendrían bien para tu negocio y en las que no has invertido hasta ahora porque no te parecían prioritarias. ¡El abanico es muy amplio! Ropa para tus próximas fotos de perfil o del Sobre mí, un trípode que te permita hacer fotos cenitales, un curso, el alojamiento de tu web, una nueva plantilla, un rebranding… Yo he pedido un lápiz táctil para poder escribir bonito sobre la pantalla cuando quiero compartir cosas por Stories… ¡Imagínate si hay variedad de cosas que puedes pedir!

 

4. Invertir en ti.

No olvides que tú eres, sin ninguna duda, lo más valioso de tu negocio. Así que también puedes aprovechar los regalos navideños para mimarte un poco. Seguro que tienes la espalda hecha un cristo… ¿qué tal un bono de sesiones con un fisio? ¿Y una escapada para despejar esa cabecita?

 

5. Elegir compañeras/os de camino.

Creo que esto no lo había contado aún y algún día escribiré largo y tendido sobre el tema. La cuestión es que este año he empezado con un grupo de mastermind y estoy encantada. En serio, la de horas de psicólogos, coachs, y mentores  que te ahorras. Emprender es un camino muy solitario. Incluso cuando tienes una familia que te apoya. Poder compartir tus problemas, dudas y retos con gente que está en el mismo punto que tú y que te entiende a la perfección es altamente liberador. Por eso, te recomiendo que pienses en 4 personas que te complementen, con las que puedas entenderte bien y que les propongas formar un grupo de mastermind para 2018.

 

6. Planificar 3 parones extras a lo largo del año.

No nos emocionemos. Es muy posible que esos parones no se traduzcan en días de descanso. Pero serán un salvavidas que te ayudará a cumplir plazos y regulará tu ritmo de trabajo cada cierto tiempo. La idea es que, junto con las vacaciones de verano, cuentes con un parón cada trimestre.

 

7. Elige un error y un acierto de 2017 y cuéntaselos a alguien.

Quien dijo que el hombre es el único animal que tropieza 2 veces con la misma piedra olvidó comentar un pequeño detalle. El hombre es el único animal que después de tropezar, le coge cariño a la piedra y le pide matrimonio. Tenemos muy poca memoria para los errores (y aciertos) y enseguida olvidamos la lección. Así que ponte en modo repaso y elige ese error que por nada del mundo querrías volver a cometer este año. Contárselo a alguien te ayudará a recordarlo y adquirir un compromiso mayor. Y como no todo va a ser malo, piensa también en ese gran acierto que te gustaría repetir en 2018.  Porque esto, más que de no equivocarse, va sobre acertar de vez en cuando y premiarse por ello.

 

Además de todo esto y de enfoscarme el paladar a base de mantecados, hay una cosa más que voy a hacer esta Navidad. Te la cuento porque afecta a este blog y porque, en mi línea natural de bocachanclas, si no lo digo, reviento. En unos días, voy a poner la web en modo mantenimiento y le voy a dar la vuelta como un calcetín. Igual no te has dado cuenta (espero que así sea), pero mi web está llena de parches, sobran servicios que ya no tengo operativos, faltan otros que he ido añadiendo… Y además necesito incorporar ALGO en lo que llevo trabajando meses (que empieza por curso y termina por online, jajajaja). La cuestión es que nunca le he dedicado el tiempo que debía a mi web y por fin ha llegado el momento. ¡Ya está todo preparado! Tengo los bocetos diseñados y bien pulidos para ponerme manos a la obra con la programación en cuanto vea que ya habéis leído este último post del año. La idea es volver a mediados de enero, pero como es un cambio muy muy grande (sólo voy a dejar intacto el contenido del blog) es posible que tarde un pelín más.

 

Por si las moscas, me despido deseándote un 2018 lleno de  alegría y alborozo y, por qué no, de orgasmos y alegría pa’ tu cuerpo, Macarena.

 

¡Nos vemos el año que viene!

 

 

9 comentarios
Añadir un comentario

Tu email nunca será publicado Campos requeridos *

  • A mí ya me encanta tu web parcheada, es de las más bonitas que conozco, así que cuando llegue la nueva voy a tener que imprimirla y ponerla de decoración en mi casa ☺️. ¡Por cierto! ¿He unido bien las palabras “curso-online”? ¿Y no se lo puedo pedir a los Reyes? Lo espero con impaciencia, igual que tu vuelta. Pero relax, que no hay prisa ResponderCancelar

  • Ya mes estoy mordisqueando las uñas. Es de marrana, lo sé, pero es que me provocas…
    Una web nueva, una cosa que empieza por curso y termina por online…Eres peor que los hackers de GOT con los subtítulos en “alto valyrio”.
    Bueno intentaré superar la navidad y no hiperventilar mucho jajajaja.

    Aquí la amiga aún no ha puesto en pie el plan anual y además, he añadido 4 de las cosas que propones a la lista de cosas que hacer antes de terminar el 2018.

    En fin querida, que te deseo lo mejor, te espero a la vuelta y te guardo un trozo de Roscón de Reyes.
    Pero sobre todo, Jesús y yo os mandamos a ti y al consorte, un abrazote enorme.ResponderCancelar

  • Madre del amor hermoso, ¿he oído bien? ¿curso on line? Esto me apetece y mucho porque ando muy pero que muy perdida.

    Estoy de liquidación en mi tienda online y quiero darle un vuelco pero no se como , cuando, porque, porque si, porque no.
    Si vieras los audios que tengo con ideas y el cacao mental…
    Ideas de todas formas, colores y sabores

    Lo de la mastermind me apetece, porque estoy muy perdida y necesito apoyo, pero no sé donde buscar….me da a mi que voy a poner un anuncio en las redes, jiji

    Por otro lado me encantaría tener una socia/o, pero lo mismo, no sé como buscarla….

    Diosito ayuda!!!!ResponderCancelar

  • Ay Susana, cómo me gusta leerte. Te sale magia por los dedos, chica. Pues te agradezco tu lista de 7, sobretodo el último, voy a hacer algo con eso ya mismo.

    Ha sido un gustazo conocerte a ti y tu trabajo, seguro que en 2018 nos dejas con la boca torcida, porque abierta ya es poco.

    ¡Que pases unas bonitas fiestas y guarda algo para descansar!ResponderCancelar

  • Pero qué bien me viene tu post, porque el año que viene voy a aplicar gran parte de tus recomendaciones, especialmente, la de vacaciones y parones. Llevo más de 4 años sin vacaciones vacaciones, es decir, me he podido escapar pero siempre trabajando y conectada al ordenador y al móvil. Y necesito un poco de pausa. Disfruta de las vacaciones Susana y que sepas que tengo ansía viva de ver tu nueva web y etapa emprendeduril. Besotes!!ResponderCancelar

  • ¡Qué emoción! ¡Qué ganas! y qué grandes consejos… algunos ya los sigo y en otros como el de parar cada trimestre ni se me habían ocurrido, gracias por compartirlos :))

    Que todo lo que pueda salir bien en todo esta vuelta de calcetín salga bordado y que el 2018 venga repleto de alegría.

    Un besazo enoooorme.

    Feliz y disfrutada Navidad ;*ResponderCancelar

  • No puedo esperar a ver esa web maravilloda. ¡Feliz Navidad, Susana! Descansa si puedes y muchas gracias por todo lo que has compartido este año, el empredimiento contigo cerquita es mucho más divertido, eres una sonrisa viviente.
    Mil gracias de corazón, por esos animos, por tu energia bonita y por las croquetas. 🙂ResponderCancelar

  • Ole ole y ole! Eso del mastermind me lo tengo que proponer. No sé por donde sacar el grupo la verdad, pero trabajar solo es un HORROR. Lo del tripode cenital me interesa, y mira que he buscado y no doy con él. Tienes alguna referencia buena que merezca la pena?

    Animo, que los cambios de web son un dolor de estómago, pero oye, qué bonito queda todo luego. Y en tus manos, mucho másResponderCancelar

  • Susana me ha encantado este post! Nada que ver con lo que me esperaba, sobre emprender y negocios. Como siempre, consigues sorprendernos!!!
    Tomo nota de todo y a ti te deseo lo mismo: muchísima alegría, buenos momentos y que te cunda mucho el trabajo en la nueva web! Va a estar espectacular!!!!!

    Felcies fiestas guapa 😀ResponderCancelar

Si es la primera vez que vienes por aquí, me presento: soy Susana, una publicista con una cámara pegada en la mano. Éste es el lugar desde el que comparto todo lo que sé sobre comunicación, marketing y publicidad (y sobre donuts, mi madre, lo divino, lo humano…). Quédate un rato conmigo; ¡las risas están aseguradas!




* Para cumplir con la nueva Ley de Protección de Datos y que tus datos estén a salvo (cosa que me importa y mucho), debes leer y aceptar mi política de privacidad. Tus datos serán guardados en  1&1 Internet España S.L.U. y Mailchimp, mis proveedores de hosting y email marketing.

Emprender
Marketing
Creatividad
Blogging
Redes sociales
Copywriting

MENÚ