Cómo escribir más rápido

cómo escribir más rápido

 

Que sí, que ya sé que tengo fama de gozar cosa bárbara esto de darle a las teclas. Líbreme el Señor de destruir un mito que yo misma he ayudado a edificar. Pero, qué queréis que os diga, si tengo que elegir entre estar mano sobre mano o mano sobre teclado, yo me quedo con la A. Tener un blog es genial y toda la pesca. Dicho esto, no os voy a negar que si tardamos una hora en vez de dos en escribir un post, eso que nos llevamos de gozo, disfrute y/o descanso sofalero para nuestro cuerpo.

Por eso, mientras me devanaba la quijotera y un poco las entrañas pensando qué podría contaros hoy que fuera útil cual jarrillo de lata, pensé en explicaros cómo haceros las ingles brasileñas en modo DIY sin esteticista ni viaje a Brasil a la vista. Y después pensé que era marzo, que el grajo aún vuela bajo y que hay jardines (simbólicos o literales) que es mejor no explorar. Así que, lectores de mis entretelas, que no os confundan mis idas de croqueta introductorias. Yo realmente quiero hablar sobre cómo escribir más rápido.

 

1. Be a cow, my friend.

Una vaca, una cabra, una oveja o lo que gustes. La cuestión es que rumies lo que vas a escribir porque esto permitirá que escribas tu post del tirón. ¿Cuál es la clave del buen escritor rumiador? Saber con antelación sobre qué vas a escribir. En mi caso, cada año preparo un calendario de contenido a 6 meses vista (después lo voy completando cada vez que tengo una idea nueva). Esto me permite ahorrar una barbaridad de tiempo por 2 motivos diferentes:

  • Por estar trabajando en bloques. El hecho de no tener que dedicar un rato cada semana a pensar sobre qué escribir (cuando realmente ya deberías estar escribiendo) te dará la vida, créeme.
  • Porque cuando ya sabes que dentro de x días tendrás que escribir sobre un tema, tu subconsciente empieza a trabajar por ti. Sin darte cuenta, te sorprenderás muchas veces dándole vueltas al asunto. Y cuando llegue el momento de escribir, prácticamente lo tendrás todo en la cabeza.

 

2. No revises, no leas lo que ya has escrito, no hagas correcciones hasta el final.

Imagina que tienes más hambre que la garrapata de un peluche. Entras en el primer restaurante que ves con la firme intención de comer el primer plato, el segundo, el postre y hasta la bandeja de la propina del tirón y sin respirar. Pero a cada bocado, el camarero te interrumpe para que le indiques si está bien de sal, si todo está en su punto, si sobra o falta algún ingrediente… Y va haciendo correcciones sobre la marcha. Antes del segundo plato se te habrá pasado el hambre y hasta las ganas de vivir.

Con la escritura sucede lo mismo: no sabotees tu creatividad con revisiones y correcciones continuas. Déjalas para el final, cuando hayas escrito hasta el último punto y ya no necesites mantener la inspiración a tu lado.

 

3. Ponte en modo creativo antes de escribir.

Lógicamente, en esto de escribir rápido, no sólo cuenta tener clara la información en tu cabeza y dejar que las palabras fluyan. La inspiración desempeña un papel muy importante. Cuanto más inspirados estemos en el momento de sentarnos a redactar, más rápido lo haremos. Eso es así aquí y en la China tropical. Lo malo es que no tenemos un interruptor para ponernos en modo creativo a nuestro antojo. Lo bueno es que, aunque no exista, podemos inventarlo. Te explico cómo:

  • Haz tareas en piloto automático. ¿Sabes que las mejores ideas siempre se me ocurren en la ducha? Lo tengo comprobadísimo. Cuando escribo posts justo después de ducharme tardo 3 veces menos. Y lo mismo me sucede con las campañas, los nombres de marca… Vamos, que como siga así voy a terminar más arrugada que la axila de una tortuga. Pero sé que no soy un caso aislado. Hay quien se inspira secándose el pelo, fregando los platos, planchando… Aprovechemos esa energía que generamos para sentarnos a escribir a continuación. Igual no es la hora más razonable del día, pero merece la pena hacerlo en ese momento porque vamos a ahorrar muchísimo tiempo.
  • Mueve tu cucu. La creatividad es un fenómeno integral que implica pensamientos, emociones, sensaciones, contextos e incluso posturas y movimientos corporales. De hecho, podemos potenciar nuestra creatividad haciendo algunos movimientos corporales que integren diferentes partes del cuerpo (cabeza, cuello, hombros, abdomen, brazos, manos, cintura, caderas, piernas y pies). Por eso, hacer estiramientos o bailar tu canción favorita como si no hubiera un mañana antes de sentarte a escribir son cosas que deberían esculpirse en las tablas de la ley de todo blogger que se precie. Y sí, eso otro que estás pensando también.

 

He aquí mis infalibles para escribir súper rápido y tener un post listo cada miércoles aunque mi casa se esté quemando, en mitad de una tormenta ciclónica o en lo que se cuecen los garbanzos. Voy a dejarte algunos deberes para que puedas hacer lo propio: a) elabora un calendario de contenido a 6 meses vista; b) encuentra una canción que haga que te muevas como las maracas de Machín; y c) fíjate en qué tarea cotidiana hace que tu cabecita fluya más y mejor.  Y no te vayas sin contarme en los comentarios cuál es la canción y la tarea que has elegido. ¡Seguro que me das ideas! Y quién sabe, igual entre todos generamos una onda creativa-energética tamaño industrial y nos fichan para la reposición de Bola de Dragón Z.

¡Hasta la semana que viene!

 

También te puede interesar:

Únete a mi comunidad 

y no volverás a tener un miércoles aburrido

  • Lourdes - Destacaría tantas cosas de este post que no sé ni qué decirte, sólo que un día de estos se me van a saltar los empastes de lo que me río contigo. Eres muy crack, Susana, mucho.ResponderCancelar

  • Noe - Vi la foto esta mañana en Instagram y me dejó enamorada y ahora el post aún más. No sé qué me gustan más, si tus fotos o tus textos. Lo de la garrapata de peluche me ha llegado al alma, jajajja. Si tengo que elegir una canción que me pone las pilas no sabría con cual quedarme, creo que con alguna de Bruno Mars. Y yo donde más me concentro es en la peluquería, jajajaja.ResponderCancelar

  • Laura María - Hacer ganchillo y bailar Don’t stop me now, de Queen. No lo puedo hacer a la vez, pero bueno… El ganchillo hace que mi cabeza fluya, como tú dices. Y esa canción me pone de buen humor, así que probaré a hacerlo todo seguido la próxima vez que necesite ideas. Un post genial, Susana!!ResponderCancelar

  • imma - Genial el post. Yo me inspiro conduciendo del trabajo a casa y es muy difícil decir una canción concreta. Cualquier que tenga ritmo hace que mi cucu se dispare automáticamente, aunque llevo una temporadita que tengo enganchada la del inicio de Lalaland y empiezo a dar saltitos a lo swing cada vez que la escucho.ResponderCancelar

  • Carlos - Eres genial Susana.
    Gracias por tus escritos y sigue dandónos tus interesantes consejos.
    Están ayudando mucho a éste bisabuelo de 84 años.ResponderCancelar

  • ana.m.velandia - Me voy corriendo a completar mi lista de temas, que ya me estoy acercando peligrosamente al final… y si nos fichan para bola de dragón me pido hacer de dibujante ;PResponderCancelar

  • Tatiana - A mí se me ocurre todo, cuando me despierto y no puedo dormir a las cinco de la mañana. El problema es que, o me levanto y lo escribo en una nota, o a la mañana siguiente la musa se ha ido y mis ideas con ella.
    Muy interesante el post y muy de acuerdo contigo.
    http://www.treintamasdiez.comResponderCancelar

  • Paloma - Te conocí el otro día y devore varios de tu post, el de hoy me ha encantado! Súper ameno, gracioso, práctico… yo quiero escribir como tú!ResponderCancelar

  • Vivian - Un post genial! A mí se me ocurren siempre las mejores ideas en medio de la noche, mientras duermo, llega un momento que me despierto y veo la luz! Así que lo tengo genial 😉 Así que me voy a poner algo sesentero, a lo Rita Pavone, y a mover el cucu que voy!ResponderCancelar

  • Juana - Hola!!

    Como siempre enhorabuena por tu post, además de didáctica eres super divertida, vamos, un solete!

    Pues a mí hay varias canciones que me sirven a veces para soltar esos nervios, esas ganas de salir corriendo a la nevera o esa sensación de chincheta puesta encima de la silla que al final te lleva a la dispersión. Jungle drum de Emilíana Torrini me encanta desde la primera vez que la oí, Do you remember de Ane Brun, Dog days are over de Florence+The Machine, Pack up de Eliza Doolittle y últimamente Nobody but me de Michael Bublé. Casi te dejo una playlist!

    Y de tareas, suele ser la plancha, con la que desconecto o simplente poner algo de orden a la jungla que me rodeaResponderCancelar

  • Marta Gago - Me ha encantado.
    A mí la inspiración me suele venir trabajando sobre otra cosa y voy tomando notas en un cuaderno ; pero también me viene caminando. Cuando salgo a caminar todas las mañanas, organizo muchas ideas en la mente y me vienen nuevas ideas.
    No me gusta escribir los post de una vez, es decir, lo escribo sin revisar y al día siguiente lo cojo y le doy forma. Me gusta dejarlos reposar un día.

    En mi caso, como los artículos no son para mí ( espero hacerlo pronto) , sino para clientes suelo tener una labor de investigación a veces importante, lo que me lleva también su tiempo.

    Saludos!ResponderCancelar

  • delprado - Deberes! Toma ya, motivación al cubo! O sea… una canción como interruptor. Eso es genial. Pero estas son las horas y aún no la he decidido. Me estoy escaneando a ver qué cuerpo me quiero para escribir y antes saber a quién me dirijo y antes mi porqué y antes… Qué enzarce! Pero lo voy hilando eh… Y a mí apúntame en las de creatividad nocturna y despertares visionarios. Contarle a un amigo muy amigo, la ducha y fregar los cacharros también son ases en la manga 😉ResponderCancelar

  • Alex - ¡A lo kame kame ha! jajaja, perdona he leído Dragon Ball y tenía que soltar algo.

    Muy útil tu post, sin duda lo que más uso y más me funciona es el modo “automático”, más que nada para evitar que mi cabeza se apague y se le quiten las ganas de pensar y de querer escribir. Ayuda más que nada para eso para que no me entre la pareza. Pienso poner en práctica lo del escritor rumiador, igual así consigo que me cueste menos escribir.

    Un besete guapa.ResponderCancelar

  • Caperu - Susana!! A mí me pasa lo mismo, el momento más inspirador es la ducha y mientras me seco el pelo… No tengo ni idea de por qué es así. Será que darme calorcito en la sesera la estimula, yo que sé! Lo de bailar ya no lo tengo tan claro, pero cada época tengo canciones que me dan subidón (ahora estoy con el “For once in my life” versionado por Stevie Wonder. También me funciona muy bien para desestresarme cantar a voz en grito (pobres vecinos).
    Un abrazo!ResponderCancelar

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*