Por qué todo el mundo está hablando de Vero


vero nueva red social

Se acerca la primavera. El macho alfa ensaya su rito de apareamiento. Los almendros florecen, los geranios proliferan en los balcones,  y las redes… ¡la redes se multiplican, señores! Habemus red social nueva. Vero se llama la susodicha. Y es la red de la que todo el mundo está hablando en los últimos días.

Lo extraño del asunto es que Vero nació en 2015, pero de repente, de un día para otro, no se habla de otra cosa: perfiles en Instagram que comunican que se han abierto una cuenta, Stories contándonos sus experiencias con Vero, titulares en El Economista, Cosmopolitan, ABC… Como sigamos así, dentro de nada nos hablan de ella en Caza y Pesca.

Un día la mayoría de nosotros no sabe absolutamente nada sobre la existencia de Vero y al día siguiente todos corremos en masa a abrirnos una cuenta. Es más, hace unos días esta aplicación tenía una clasificación tan baja que ni siquiera aparecía en la lista de la App Store (donde sólo salen las 1.500 aplicaciones más populares). Hoy, sin embargo, ocupa el puesto número 1: es la app más popular en toda la App Store. Tanto es así que los servidores se han sobrecargado y muchos usuarios están teniendo problemas para publicar o abrir una cuenta. Aún así, se han registrado más de 500.000 nuevos usuarios en tan sólo 24 horas. ¡Una auténtica locura!

¿No os parece raro este fenómeno tan repentino? A mí sí, y mucho, por eso en el post de hoy quiero analizar por qué todo el mundo está hablando de Vero estos días:

 

¿Por qué ahora?

1. Campaña de comunicación en toda regla.

Sí, señores. No es que media humanidad se haya puesto de acuerdo de repente porque sí. Estamos ante una campaña de comunicación que se apoya en acciones con influencers y medios de comunicación. Unos hablan del tema, otros comunican a la vez que han abierto cuenta allí y tenemos el fenómeno masivo asegurado. Tomad nota porque nunca es tarde para pegar el pelotazo con algo que ya habéis lanzado al mercado pero que no ha terminado de cuajar. Todo es cuestión de orquestar una buena campaña en el momento adecuado, lo que me lleva al siguiente punto.

 

2. El momento adecuado.

Desde que Instagram empezó a cambiar las reglas del juego y limitar nuestra visibilidad al son del algoritmo, la preocupación de los usuarios ha ido in crescendo.  Pero es quizás en las últimas semanas, después de una nueva modificación que ha recortado aún más el alcance de nuestras publicaciones, cuando se ha creado el contexto perfecto para que los usuarios estén especialmente receptivos a una nueva red social. ¡Era el momento ideal para lanzar la campaña! La mayoría recordamos con nostalgia los tiempos en los que Instagram era una red social fácil y amable, en la que para conseguir que te vieran simplemente tenías que publicar. Y esto es justo lo que promete Vero, entre otras cosas: ordenar las publicaciones cronológicamente, sin algoritmo, sin trampa ni cartón.

 

3. Gratis sólo para los primeros.

Ya hemos visto los 2 grandes ingredientes de este boom: una campaña de comunicación y un contexto perfecto. Pero aún hay un tercer factor que ha ayudado a que la gente literalmente corriera para hacerse una cuenta allí. El factor escasez, otro gran aliado de las campañas de lanzamiento. La app promete ser gratis para el primer millón de usuarios registrados. Todos los demás tendrán que pagar una una cuota de suscripción. De ahí que muchos hayan sentido prisa literalmente para crear sus perfiles.

 

¿Qué tiene de bueno?

Estos son los motivos principales de este fenómenos de masas. ¿Pero qué hay de la app en sí? ¿Qué tiene de bueno para que a tanta gente le haya resultado una opción posible?

  1. No sólo puedes compartir imágenes o videos; también se pueden compartir links, libros, películas, lugares o música. Nuestro contenido puede ser mucho más rico y variado.
  2. Tienes más control sobre la privacidad de tus publicaciones. Más allá de elegir entre un perfil público o privado, puedes compartir cada cosa que publiques con quien quieras: amigos íntimos, amigos, conocidos y seguidores.
  3. El timeline es cronológico. ¡Aleluya, demos gracias al señor!
  4. No habrá publicidad, así que jamás tendrás que pagar por tener un mayor alcance. Todo dependerá de ti.
  5. La interfaz es súper visual y eso siempre se agradece. Además, no recorta las fotos verticales.
  6. El buscador es muy completo. Puedes hacer búsquedas de personas, hashtags, fotos, videos, enlaces, música, películas, tv, libros y lugares.
  7. Puedes comprar productos desde la propia app.
  8. Se comprometen a proteger tus datos de acceso, usos o divulgación no autorizados.
  9. Vero tiene un manifiesto que pinta muy bien. En él dicen quieren alejarse del resto de redes y buscar una conexión natural, centrándose en los intereses de los usuarios y no de las plataformas, creando algo más auténtico.

 

¿Y qué tiene de malo?

No todo va a ser color de rosa. Esta red, como todas, tiene sus luces, pero también sus sombras:

-De momento funciona fatal, se atasca continuamente. Y no sólo porque se haya colapsado con la enorme cantidad de usuarios nuevos. Lleva en fase beta 2 años y aún quedan muchas cosas por pulir.

 

Derechos de autor.

Muchos consideran que las condiciones que aceptas al abrir una cuenta en Vero relacionadas con la propiedad intelectual son increíblemente exageradas. En su página de condiciones de uso dicen que: “al publicar o poner a disposición cualquier contenido de usuario en o a través del Servicio, declaras y garantizas que tienes todos los derechos necesarios para otorgar a Vero una licencia limitada, libre de derechos de autor, sublicenciable, transferible, perpetua, irrevocable, no exclusiva y a nivel mundial, para usar, reproducir, modificar, publicar y enumerar información para traducir, distribuir, sindicar, ejecutar públicamente, mostrar públicamente, realizar obras derivadas de tu contenido de usuario, incluyendo (sin limitación) tu nombre, voz y/o imagen, total o parcialmente, y en cualquier formato, medio o tecnología, ya sea de los que se conocen ahora o se inventen en un futuro.

¿Algo más, Vero? ¿Quieres mi ropa interior también?

Sin embargo, a continuación matizan: “Esta licencia será utilizada por Vero únicamente según sea necesario para proporcionar el Servicio, y para otros usos limitados identificados en nuestra Política de Privacidad. Esta licencia no es para vender tu contenido de usuario a terceros o beneficiarnos de tu contenido de usuario de ninguna manera no relacionada con Vero que proporciona y promociona el Servicio, y no le otorga a Vero ningún derecho a poseer tu contenido de usuario o limita tu capacidad de usar tu contenido de usuario como lo desees fuera del Servicio”.

¿Mejor, no? Parece, leyendo este segundo parráfo, que no han inventado nada nuevo para robar tu contenido y que simplemente se trata de lo mismo que en el resto de redes. Es decir, que el autor no tiene exclusividad de derechos de autor porque si la tuviese la propia red no podría alojar ni mostrar su contenido. Pero ¿quién se quita el susto del primer párrafo? Hay quien, por este motivo, llama a la precaución y se muestra reticente.

 

-Su fundador, Ayman Hariri, un multimillonario libanés, tiene a sus espaldas un pasado reciente oscuro. En agosto de 2016, Reuters informó que los trabajadores empleados por su anterior empresa, Oger, muchos de los cuales dependían de su trabajo para poder quedarse en el país, se quedaron sin comida, agua o atención médica en dormitorios infestados de cucarachas después de que Oger se negó a pagarles durante la depresión económica saudita. No se conocen los datos exactos sobre su participación o responsabilidad sobre estos hechos, pero de alguna manera esta información resulta inquietante.

Hoy, sin embargo, he leído en la prensa que “la corrupción y la ineficacia que lastraban a la empresa desde hacía décadas la llevaron finalmente a la quiebra en verano del año pasado. Ayman había salido de la empresa años antes, para emprender la aventura de Vero, más acorde a sus gustos”. Según esto, cuando se dieron los hechos ya estaba desvinculado, pero, como decía mi profesor de comunicación política, “tú mancha, que algo queda”. La duda está servida, señores.

 

De pago. Aunque la app sea gratuita para el primer millón de usuarios, el resto tendrá que pagar por descargarla. ¿Estamos preparados como consumidores de redes sociales para pagar por usarlas?

 

¿Y entonces qué hacemos?

¡Esta es la pregunta del millón! Todos tenemos en mente lo que pasó hace un par de años con ELLO, esa otra red social a la que todos nos fuimos en masa cuando Instagram anunció el cambio de algoritmo y que abandonamos 2 días después para no volver nunca más.

¿Merece la pena abrir una cuenta en Vero? ¿Sucederá lo mismo que con ELLO? ¿Tú también sientes que no te llega la vida para más redes sociales? ¿Se te ponen los pelos como escarpias sólo de pensar en añadir una red social a la lista?

Creo que en estos instantes nadie puede pronosticar qué va a pasar con Vero. No podemos dar por hecho que sucederá lo mismo que con ELLO.  No es la misma red, ni funciona igual, ni llevan su comunicación del mismo modo. Y, por supuesto, el contexto también es diferente. En aquel entonces, aún no sabíamos cómo nos iba a afectar exactamente el algoritmo ni cuánto. Hoy sí lo sabemos. Y existe una frustración generalizada al respecto que puede jugar muy a favor de Vero.

Del mismo modo, es imposible aventurar que será un éxito sólo porque en los últimos días hayan hecho mucho ruido. Será algo que habrá que ver con el paso de los meses, cuando se apaguen los fuegos artificiales.

Aún así, mi consejo es que al menos abras una cuenta en Vero para asegurar tu nombre y poder tenerla gratis. No importa que allí no estén aún tus clientes ni los perfiles que te gusta seguir. Si esta red social triunfa, con el tiempo terminarán estando allí, créeme. Ya lo vimos con Instagram.

Pero no te partas el lomo aún con esta red. Prudencia. Reserva tu hueco, por si las moscas, y que salga el sol por Antequera. Eso es lo que yo he hecho, pero, de momento, seguiré dándolo todo en Instagram. No le tengo miedo al algoritmo. De hecho, creo que lo tengo bastante domesticado. Aunque espero que el faraón del mundo y dueño de la Vía Láctea, Mark Zuckerberg, lo mejore y lo matice. Y, por qué no, que lo quite. Soñar es gratis, ¿verdad? Pues eso, cerremos los ojos un rato.

 

 

34 comentarios
Añadir un comentario

Tu email nunca será publicado Campos requeridos *

  • Dania

    Excelente este post. De momento yo me abrí una cuenta para asegurar mi nombre como dices en tu artículo, pero no le veo mucho futuro a esta nueva Red social, pero si todo este ruido sirve para hacer recapacitar a los que están detrás del algoritmo de instagram, bienvenido sea. Ojalá y esto cause un efecto rebote para que instagram mejore. ResponderCancelar

    • Susana

      ¡Muchas gracias, Dania! Ojalá fuera así, pero me da que Mark Zuckerberg no va a tocar el algoritmo porque prefiere jugar otras cartas. Por ejemplo, la de introducir novedades. Ya lo vienen haciendo desde hace tiempo: primero Stories, después boomerang, directos, la posibilidad de elegir otras tipografías, los links para perfiles de empresa de más 10.000 seguidores, los gifs… De esta manera nos tienen siempre entretenidos. Además, estoy segura de la mayoría de estas novedades ya las tienen desarrolladas, pero las van dosificando para que siempre haya algo nuevo con lo que distraernos.

  • Yo opino un poco como Dania, aunque me gustaría que sí triunfase para tener una alternativa a Instagram. Yo acabo de abrir el perfil… ya veremos qué tal va la cosa 😉ResponderCancelar

    • Susana

      ¡Gracias por leerme y comentar, Ana! Lo que dice Dania sería genial, pero, como le comentaba a ella, creo que nuestro querido Mark jugará antes otras cartas…

  • Muchas gracias Susana,
    Tengo la cuenta abrirla en Vero, como tu dices, es Gratis, pero la verdad es que no logro hacerme con ella y además se queda colgada, no puedo ni publicar.
    A ver que pasa…., yo de momento también voy a dar lo mejor que sé, en Instagram, me encanta y me siento muy cómoda en esta red.
    Un abrazo!ResponderCancelar

    • Susana

      ¡Funciona muy mal, Irene! Dicen que los servidores están colapsados por la avalancha de gente. Pero me temo que si no lo solucionan pronto, no les va a servir de nada tanta campaña. Si ya de por sí todos estamos poco receptivos a incorporar una nueva red, con el tiempo y energía que eso supone, si encima funciona mal, ni te cuento.

  • Gracias por el post Susana. La verdad es que a mí lo que más para atrás me echa es toda la información sobre el fundador. No quisiera ser parte de algo así. Creo que todos somos creadores del mundo que tenemos y por muy fresca e interesante que parezca esta nueva red, si este señor realmente es culpable de lo que se le acusa, no quiero formar parte de ello. Tengo que ser coherente con mis principios, así que, me arriesgaré a quedarme sin la codiciada plaza que ahora todo el mundo parece querer, y cuando se aclare todo, ya veremos.
    Sigo con mi querido, a veces odiado  Instagram 😉ResponderCancelar

    • Susana

      ¡Sí, a mí también! Es feo y además choca mucho con el manifiesto de Vero. Sin embargo, hoy he leído en prensa lo siguiente:
      “La corrupción y la ineficacia que lastraban a la empresa (Saudi Oger) desde hacía décadas la llevaron finalmente a la quiebra en verano del año pasado. Ayman había salido de la empresa años antes, para emprender la aventura de Vero”.
      Parece ser que ya estaba desvinculado de la empresa cuando sucedieron los hechos. Peeeero, como decía mi profesor de comunicación política, “tú mancha, que algo queda”. Al final, la sensación negativa se te queda…

  • Muy buen artículo, as dado un poco de luz a este tema del que todos hablan pero nadie sabe ni papa.
    Yo también he creado mi cuenta, y estoy esperando a que funciones con fluidez para poder testearla y ver cual es el partido que se puede sacar de ella. ResponderCancelar

    • Susana

      Lo mejor, sin duda, el poder compartir links es cada publicación; el elegir qué ve cada persona; y la promesa de que el timeline siempre tendrá un orden cronológico. Pero de momento la app va fatal y falla más que una escopeta de feria. ¡Gracias por leerme!

  • Buen consejo, acabo de reservarme un sitio por si…. 
    Por cierto, que bien tener el algoritmo domesticado… a mi se me resiste 🙁ResponderCancelar

    • Susana

      ¡Gracias por leerme y comentar, Abi! Lo del algoritmo es un rollo. Es peleón y difícil de entender, pero después de mucho ensayo error creo que al fin he conseguido que me afecte lo menos posible.

  • Paloma

    Más claro agua. Gracias por tu post. Un besazo y feliz miércoles!!!!!!ResponderCancelar

    • Susana

      Gracias a ti por leerme y comentar, Paloma. ¡Un beso y que tengas un feliz miércoles tú también!

  • Me ha encantado leer tu opinión. Llevo un par de días intentando registrarme (por lo que dices del nombre y tal, un poco para cacharrearla y ver a ver de qué va) pero me da siempre error. Seguiré en Instagram haciendo las cosas con todo el corazón que pueda y disfrutando como hasta ahora. Eso que no nos lo quite nadie ni nada. ResponderCancelar

    • Susana

      ¡Funciona fatal, Isabel! Según dicen tienen los servidores bloqueados con la avalancha de gente. A mí se me quedaba atascado cuando metía el código de seguridad y no había manera. Pero, claro, como quería hacer este post y para ello necesitaba ver la app por dentro, seguí erre que erre y al final lo conseguí. Lo que hice fue introducir mi usuario (mi email) y, en vez de poner la contraseña le di al botón de “¿has olvidado tu contraseña?”. No la había olvidado, pero ya no sabía qué probar. Después de poner la nueva contraseña, al fin pude entrar. De todas formas, de momento mi corazoncito se queda en Instagram. Eso sí, estaré atenta a lo que pasa para contarlo todo. ¡Un beso!

  • Esther

    Gracias por el post! A mí me ha parecido raro y sospechoso que todo el mundo se pusiera a hablar de esta app pero no se conociera antes ni se hubiera hablado de ella en blogs especializados.Yo creo que será un fail. Instagram, aunque no esté acertando con sus algoritmos, está demasiado consolidada y los usuarios se quejan mucho pero siguen subiendo contenido como siempre. Detrás tiene a Facebook así que añadirá cosas para tenernos entretenidos y no dejarla nunca.ResponderCancelar

    • Susana

      ¡Exacto, Esther! 100% de acuerdo. Justo se lo comentaba ahora mismo a otra chica por aquí abajo. Me temo que Instagram, antes de quitar o modificar (para bien) el algoritmo va a seguir jugando la baza de introducir novedades que nos tengan enganchados. De hecho, son cosas que ya tienen desarrolladas, pero en vez de sacarlas de golpe, las van dosificando en el tiempo para tenernos siempre distraídos.

  • Touché querida Susana, has dejado sin preguntas a mi cerebro tontorrón después de tanto VEROquismo. Creo que seguiré el consejo de coger plaza y esperar a que lleguen las masas…como dices, no me da la vida para gestionar una red más y aunque instagram me está pasando factura, le he cogido mucho cariño. Amén.ResponderCancelar

    • Susana

      ¡Estamos igual! Si tengo que ampliar el abanico de redes sociales y meter una más en mi vida, ¡me piden el divorcio!

  • ¡¡Muchas gracias Susana!! Un post muy completo, con toda la información que se necesita para entender de qué va esta nueva red social. Se agradece especialmente que hables de las partes oscuras, como los derechos de autor y ese dueño con un pasado siniestro.Opino igual que tú, me he abierto una cuenta por lo de que no me pillen mi nombre (aunque no sabía lo de la gratuidad, que me huele a márketing también), pero sin lanzarme con todo el equipo, sobre todo después del fiasco de Ello. Creo que si se lo curran y mejoran la versión que tienen ahora, junto con el mosqueo universal con Instagram, cuentan con dos ingredientes muy buenos para petarlo. O al menos, para que Zuckerberg le vea un poco las orejas al lobo y se ponga las pilas con el algoritmo. O que lo quite. O que se vaya y lo deje todo como estaba (se nota que no me cae bien, ¿verdad?).A ver qué tal evoluciona Vero, tengo curiosidad por ver hasta dónde llega.Un besazo,SoniaResponderCancelar

    • Susana

      ¡Gracias a ti por leerme, Sonia! Síii, lo de la gratuidad hasta x número de suscriptores en un clásico en toda campaña de marketing que se precie. Se llama apelar al factor escasez y suele funcionar bastante bien porque de este modo no se posterga la decisión de compra (o de suscripción en este caso), con el consiguiente riesgo de que se enfríe o se olvide. Habrá que estar atentas a cómo evoluciona todo y como reacciona Instagram. Yo, aunque me pese, creo que el algoritmo no mejorará porque van a jugar otras bazas antes. Como, por ejemplo, introducir alguna novedad técnica, como suelen hacer de tanto en tanto. Primero metieron stories, después los directos, los stop-motions, los boomerang, la posibilidad de modificar las tipografías, los links a partir de 10.000 seguidores, los gifs… Realmente son mejoras que ya tienen desarrolladas desde hace mucho, pero las van dosificando para tenernos siempre enganchados con algo. Creo que seguirán en esa línea…

      ¡Un besazo!

  • Genial post! ¡Gracias por resolver nuestras dudas existenciales!ResponderCancelar

    • Susana

      ¡No hay de qué! Un placer. Y gracias a ti por leerme y comentar. ¡Que tengas un feliz miércoles, Marilu!

  • Yo entre FB, IG, VERO y LinkedIn me quedo con beBee, una red social (española) con más de 12 millones de usuarios en todo el mundo, que une lo profesional con las aficiones personales, para facilitar el contacto entre profesionales y empresas.
    Tiene un alcance orgánico a todos tus seguidores y no solo eso, posiciona también tu contenido en Google. Para mí ha sido un descubrimiento de hace 3 meses y me encanta por que se centran en el usuario y su crecimiento no ha sido producto de ninguna campaña como la que le están montando a VERO. 
    Yo creo que tenemos que ser más críticos al momento de decidir en qué redes sociales estar. Cada red tiene su objetivo y su público. Por lo que decir Instagram no me funciona …me voy corriendo a ELLO o VERO no es funcional por qué no son lo mismo,  ni funcionan igual. 
    Y con esto hago una aclaración respecto al inicio de este comentario que lo hice en plan broma. Yo uso beBee por ejemplo por qué une varias cosas que tienen las demás redes sociales, pero no suplanta a ninguna, simplemente es una red que me aporta algo en mi marca personal…cosa que por ejemplo de momento no veo en VERO. De momento no me haré ninguna cuenta pues no me consta que funcione tan bien como lo promete y si llega a funcionar pues entonces a lo mejor vale la pena pagar. Igual aquí en la línea de mensajes alguien menciona que eso también puede ser parte de la estrategia de la campaña y también pienso lo mismo. ResponderCancelar

    • Agrego algo más: Instagram funciona tan bien como negocio y tiene un público tan enganchado que dudo mucho que cambien su algoritmo, ojalá escucharán más a los usuarios pero si no lo hicieron en FB, dudo mucho que lo hagan aquí. 

      Hacen falta más redes sociales que se centren más en el usuario que en el negocio, en eso creo que estamos de acuerdo con la VERO (ya le hablo como si fuésemos intimas jiji) 

    • Susana

      Jajajajaja, es que con ese nombre parece que estamos hablando de la vecina del quinto todo el tiempo…

    • Susana

      ¡Hola, Heli! Conozco beBee, pero no la uso porque no encaja bien con lo que busco. Con independencia de eso, me gusta la idea de las plataformas colaborativas. Y si son españolas, aún más 😉 En cuanto a lo de ser críticos, estoy de acuerdo. No se trata de estar en toda las redes, sino en aquellas que te encajen (y si tienes un negocio, aquellas en las que esté tu público objetivo). Por suerte, creo que a día de hoy muchos ya tenemos cierta madurez crítica con respecto a las redes sociales. ¡Al menos los que estamos aquí! No sé otro tipo de perfiles, pero los emprendedores si algo tenemos en común es que hacemos malabares con nuestro tiempo para llegar a todo. No nos sobran las horas para ponernos a crear contenido como locos para una red nueva que no sabemos cómo va a funcionar. De ahí que la conclusión final del post sea una llamada a la prudencia. Y en ese sentido, ¡los autónomos somos el espíritu crítico personalizado!

      ¡Gracias por pasarte a comentar y hablarnos de tu experiencia con beBee!

  • Andrea

    ¡Felicitaciones, Susana! Así como vi a todos irse en desbandada a Vero, los vi apanicarse con los cons, pero nadie leyó el segundo párrafo de la letra chiquita, nadie hizo un análisis tan profundo y objetivo como el tuyo así que ¡gracias!ResponderCancelar

  • Yo creo que todavía hay Instagram para rato… aunque el algoritmo nos tenga escondidos en estos días, pero el faraón nos tiene en sus manos… en fin, a mí es que me cae bien instagram, aunque le robara la idea de stories a Snapchat ResponderCancelar

  • Ni siquiera conocía la existencia de esta red, imagínate en que burbuja vivo últimamente.
    Pero la sola idea de apuntarme a una nueva red social, me da escalofríos. Aún así, después de leer tu post, he decidido echar un vistazo y hacerme la cuenta… Pero funciona tan mal que ni siquiera he podido terminar el registro. Así que me parece a mi que voy a desinstalarla, y si dentro de un tiempo veo que es lo mejor que hay en este mundo y merece la pena pagar, pues me lo planteo. Pero sinceramente creo que va a ser muy difícil que alguna app suplante a Instagram. Por mucho algoritmo y mucha publicidad, es un gigante, y lo pudimos ver cuando pensábamos que Snapchat le estaba ganando el pulso, y de repente… todos volvimos a Instagram. No quiero que vuelva a pasarme esto, porque en Snapchat había creado una bonita comunidad, que tuve que “abandonar” por falta de tiempo. Así que por ahora seguiré dando la chapa por Instagram, que a pesar de todo me sigue gustando mucho!!!Un besazo guapa y mil gracias por ponernos al día con tanta novedad!!!!!ResponderCancelar

  • […] ya Vero? esa red social que se ha puesto de moda que no es tan vieja. Yo sinceramente me veo incapaz de […]ResponderCancelar

  • si viene para sustituir a otra red, vale, pero si la idea es que sea una más, no voy a poder con la vida… ResponderCancelar

  • ¡Excelente post! Tengo cuenta en Vero desde hace dos semanas y la verdad es que le auguro un futuro muy negro. Lo único que aporta nuevo no creo que llame tanto la atención del público mayoritario y el exceso de redes sociales no ayuda a que esta cuaje en la sociedad. Yo de momento, tomo tu mismo camino, sigo domesticando al maldito algoritmo de Instagram, que a todo se acostumbra una. 🙂ResponderCancelar

Si es la primera vez que vienes por aquí, me presento: soy Susana, una publicista con una cámara pegada en la mano. Éste es el lugar desde el que comparto todo lo que sé sobre comunicación, marketing y publicidad (y sobre donuts, mi madre, lo divino, lo humano…). Quédate un rato conmigo; ¡las risas están aseguradas!




* Para cumplir con la nueva Ley de Protección de Datos y que tus datos estén a salvo (cosa que me importa y mucho), debes leer y aceptar mi política de privacidad. Tus datos serán guardados en  1&1 Internet España S.L.U. y Mailchimp, mis proveedores de hosting y email marketing.

Emprender
Marketing
Creatividad
Blogging
Redes sociales
Copywriting

MENÚ