3 errores a evitar en tu marketing de contenidos

marketing de contenidos

Comer brócoli, madrugar en invierno, visitar a la suegra, hacerse la cera… La vida está llena de cosas que apetecen entre poco y nada. Y probablemente el marketing de contenidos sea una de ellas. Lo sé porque cuando lo menciono, a mis clientes les entra un asperger profundo y dejan de sonreirme. Pero también sé que es absolutamente necesario ponerlo en práctica y hacerlo bien.

A menudo, cuando observo el comportamiento de muchos negocios en el mundo 2.0, me da la impresión de que hacen exactamente lo mismo que si tuvieran un puesto de frutas en el mercado y se limitaran a gritar a viva voz las ofertas del día. Han cambiado la plaza del pueblo por Facebook, Twitter o un blog, pero siguen actuando igual. Por eso hoy quiero hablarte de los 3 errores que debes evitar en tu marketing de contenidos.

 

1. Hablar sólo de ti.

Desde fuera no se sabe, pero, cuando emprendes, entras en una especie de universo paralelo en el que sólo existe una cosa: tu negocio. Y claro, la consecuencia natural es que te vuelves una persona monotemática y coñazo a partes iguales. Si lo trasladamos al terreno del marketing es fácil caer en un error muy común: terminar hablando en nuestras redes sociales, en nuestro blog, en nuestros newsletters… única y exclusivamente sobre nosotros en lugar de compartir contenido más amplio y de interés para quienes nos siguen. Al final, nos engorilamos hablando de nosotros mismos al más puro estilo Aída Nízar y se nos suicidan los followers, ¡todo un drama digital!

En esto de pecar, los fotógrafos tienen pasaporte directo al infierno. Y es que es uno de los sectores que más abusa de esta suerte de ombliguismo. Si entras en sus perfiles de redes sociales o en sus blogs, en la mayoría de los casos, sólo puedes ver fotos de sesiones que han realizado e información sobre algunas promociones. Apenas sacan partido a esto del marketing de contenidos aun contando con una gran ventaja que ya quisieran para sí otros profesionales: fotos bonitas, imágenes que llaman la atención. ¡Cuántos bloggers matarían por contar con imágenes de calidad para sus posts! Sin embargo, la mayoría no es consciente de que podrían ir un pasito más allá (¡o kilómetros!) si se pararan un momento a pensar quiénes son sus clientes, qué cosas les interesan y cómo implementarlas en su contenido. Por ejemplo, el blog de un fotógrafo de recién nacidos recibiría muchas más visitas de personas afines si, además de compartir fotos de sesiones, de vez en cuando hablara de temas de interés para su público objetivo: las embarazadas. El campo es muy amplio: parto sin dolor, lactancia, cómo afrontar la llegada de un bebé, ejercicios durante el embarazo… Y lo mismo sucedería con cualquier otro tipo de fotógrafo, ya sea de boda, de familias, comercial…

Sólo sé de 2 fotógrafos en España (y te aseguro que conozco a muchos) que hacen esto. ¡Pero espero que este post aporte sacos y sacos de arena para que algunos más comiencen a hacerlo a partir de ahora!

 

2. No buscar un hueco propio desde el que comunicar.

Cuando hablamos a la vez que otra persona y desde el mismo lugar, no comunicamos; generamos ruido. Al parecer, debe de tratarse de un fenómeno muy extendido últimamente porque Internet hoy en día tiene la misma paz sonora que una conga de teleñecos. Sin embargo, si antes de empezar a compartir contenido buscas un lugar exclusivo desde el que hacerlo, será más fácil que tu mensaje llegue y se entienda.

El marketing de contenidos debe ser consecuente con tu branding personal y con la imagen de tu negocio / proyecto. Te pondré un ejemplo: ¿cuántos blogs de madres hay en las redes hoy en día? Ni lo intentes: te van a faltar dedos para contarlos. Los blogs de madres son a las chicas de mediana edad lo que el bingo a las señoras: una perdición. Han sido todo un boom en los últimos años. Un boom que me encanta, aunque aún no me haya estrenado en esto de la maternidad. Pero he de reconocer que últimamente me cuesta seguirlos con atención, por exceso y uniformidad en la oferta. Sin embargo, hay uno, de creación reciente, que me encanta precisamente porque tiene un sello propio que hace que se diferencie de los demás fácilmente. Me refiero a Mamá Vintage. En lo que a modas se refiere, podría tratarse de un blog tardío. Pero en la práctica no sólo se ha comido la moda con patatas, sino que la ha aderezado con los garbanzos en technicolor de un potaje al más puro estilo retro. ¡Pasen y vean!

 

3. Obsesionarte con vender.

Otro síndrome del pobre emprendedor consiste en tener ataques de pánico en bucle y pasar más miedo que abriendo una olla exprés. Es ese mismo miedo el que te impulsa a querer vender todo el tiempo, no sea que a final de mes no puedas pagar las facturas, te embarguen el piso y se destruya el sistema democrático occidental. Servidora se pasó los primeros meses de esta aventura sufriendo ansiedad y tragando techo todas las noches. Se me puso cara de orco peleón. Pero, desde la experiencia, te digo hay que salir de ese estado lo antes posible. Aunque te sientas como el mismísimo Pinocho en una serrería, debes evitar obsesionarte con vender porque orientarás todo tu marketing a conseguir ventas directas y dejará de funcionar.

Las reglas del juego han cambiado. Hoy es importante construir una relación de confianza con los clientes y generar conversaciones antes de lanzarse a vender. En este sentido, el marketing de contenidos es un gran aliado porque establece una relación continuada con clientes potenciales a través de contenido relevante. Si no cuentas con objetivos intermedios (como generar confianza, conexión y conversaciones) y no utilizas las herramientas adecuadas, difícilmente llegarás a tu objetivo final: vender.

 

Y hasta aquí mis 3 consejos para que tu marketing de contenidos sea mencionado en los libros de historia del futuro. Espero que el sector de los fotógrafos no se me ofenda por estos tironcitos de oreja suaves y sin maldad que les doy de vez en cuando. Aunque les condene al infierno, lo hago desde el cariño. El cielo lo tienen ganado con creces por todas las veces que han oído decir “sácame con pelo, o alto, o joven, o luego me quitas 20 kilos con Photoshop” con una sonrisa en la cara y sin acordarse de la madre del autor de la frasecita de marras. ¡Y por aguantarme a mí!

 

¡Hasta la semana que viene!

También te puede interesar:

SUSCRÍBETE

para no perderte nada

  • Lourdes - Gracias mil! Lo cuentas todo tan sencillo y tan divertido que es imposible no pensar en ponerlo en práctica inmediatamente. Me voy ahora mismo a visitar a la mamá vintage. Si tu la recomiendas, seguro que me encanta 🙂ResponderCancelar

  • Mireia - Jajajajajaja, ¿una conga de teleñecos? ¿Cómo se te ocurren esas cosas? Me parto con tus posts, son súper divertidos y encima se aprende mogollón. Enhorabuena por tu blog, que es de 10!!!!!!ResponderCancelar

  • Ana Morilla - Eres una fábrica de ideas, chiquilla! Como siempre, da gusto leerte. Feliz miércoles 🙂ResponderCancelar

    • Susana - ¡Feliz día para ti también, Ana! Muchas gracias, guapetona.ResponderCancelar

  • Paula - Socorro, que alguien me saque de este universo paralelo, jajajaja. No quiero terminar a lo Aida Nizar hablando de mi en tercera persona 🙁ResponderCancelar

    • Susana - Yo creo que todo eso se pasa con un poco de vida offline, jajajaja.ResponderCancelar

  • Anna - Si me pagaran cada vez que me dicen alguna de esas frases sería millonaria. Y encima es eso, te tienes que reír como si fuera la primera vez que la oyes. Pero en lo que a ti respecta, eres un solete y tus consejos y tirones de orejas siempre son bienvenidos. Los fotógrafos tenemos que hacerte un monumentoResponderCancelar

    • Susana - Jajajajaja, ¡me conformo con que el agradecimiento llegue en forma de cajas de donuts a mi casa!ResponderCancelar

  • Rosa - Genial siempre, lo describes de una forma tan sencilla que leerte es un placer además divertida. Esto me sirve para futuro, estoy iniciándome en la fotografía apenas aprendiz, Me gustaría tener un blog pero siento no estoy preparada.

    Beso gordo guapa, eres la bloguera que más leo ¡¡ResponderCancelar

    • Susana - ¡Muchas gracias, Rosa! Ya verás que tener un blog es súper bonito y te hace conocer a un montón de gente interesante. Yo siempre digo que nunca se sabe hacia dónde te puede llevar un blog, siempre hay sorpresas positivas por el camino. ¡Otro beso para ti!ResponderCancelar

  • Mercedes Pascual - Hola Susana,gracias por tus consejos y por las risas que estan aseguradas contigo. Yo no se si tu vida es divertida, pero desde luego yo haria cola por tomarme un cafe contigo,y creo que como coach tendrias un futuro prometedor.Tambien!!! Un abrazo…ResponderCancelar

    • Susana - Como diría mi madre: consejos vendo que para mí no tengo… Y de hacer cola nada, un día nos tomamos ese café y nos desvirtualizamos 🙂ResponderCancelar

  • Elisa - Genial como siempre Susana!!! No oaro de reírme con tus metáforas…pinocho jajajaja, orco peleón…
    Eres la reina del mundo 2.0
    Y gracias por tus consejos siempre
    MuaaaResponderCancelar

    • Susana - ¡Muchas gracias, guapa! El orco que vive en mí también sonríe cuando lee tus comentarios :*ResponderCancelar

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*