5 cosas que aprendí viajando en un DeLorean

regreso al futuro emprendedores

 

El futuro ya ha llegado. Es un hecho indiscutible. Hoy es 21 de octubre de 2015, justo el día en el que Marty McFly viaja en el tiempo para salvar a su familia. Personalmente, estoy contenta de haber llegado hasta aquí con todos mis dientes y sólo un par de dioptrías. Después de todo, podría haber sido peor. Pero también mejor. Si soy sincera, siempre creí que a estas alturas de la película ya habría tenido tiempo para ir al gimnasio y para conseguir un par de Pulitzers. Menos mal que en los últimos años mi ambición se ha moderado bastante; hoy me conformo con que no se me caiga el culo y escribir en este blog. Eso sí, por el camino me he convertido en una persona muy sabia. Por eso, hoy quiero compartir las 5 cosas que aprendí viajando en un DeLorean.

1. Cuidado con las paradojas temporales.

Todo emprendedor cree que tiene superpoderes y que es capaz de trabajar de lunes a domingo como si tuviera varias vidas que gastar. Lo que no sabe es que si sigue levantándose temprano y haciendo horas extras por las noches, algún día se encontrará consigo mismo sentado frente al ordenador y se producirá una paradoja temporal que desarticulará el continuo espacio tiempo y destruirá todo el universo. Tal cual. Palabrita del Niño Jesús. Por eso, cuanto antes empieces a tener un horario decente y a desconectar los fines de semana, más segura será esta galaxia.

2. Un buen branding es todo lo que necesitas para seducir.

Si Marty McFly hubiera decidido llamarse Mr Proper en lugar de Levis Strauss, posiblemente se habría ligado a su abuela. El branding adecuado te aporta la actitud que necesitas para llegar a los clientes que anhelas.

3. Las buenas ideas llegan en el momento más inesperado.

En la vida hay cosas cuya llegada no se puede planificar: las pérdidas de orina, el apocalipsis, Gran Hermano 48, la vuelta de las hombreras… Con las buenas ideas sucede lo mismo. El doctor Emmett Lathrop Brown (Doc) inventó el condensador de flujo tras un golpe en la cabeza. No me malinterpretes; no necesitamos un traumatismo craneoencefálico para triunfar en nuestro sector, pero sí estar especialmente receptivo para detectar oportunidades en los lugares más insospechados.

4. El futuro lo construyes tú, justo en este momento.

Suena a filosofía barata new age. Y lo es. Quiero decir que no cuesta nada pensarlo, ni creerlo. Hace 3 años yo estaba abocada a pasar mis días indefinidamente en un trabajo que no me llenaba (entre campañas millonarias de publicidad y clientes gigantes con los que no empatizaba absolutamente nada). Mi presente como emprendedora no existiría de no haber tomado la decisión de marcharme. Tampoco estarías leyendo esto si en su día no me hubiera lanzado a publicar un blog.
En definitiva, las decisiones que tomamos hoy transforman nuestro mañana. (Si yo hubiera pensado esto cada vez que me he zampado un donut, el presente de mi culo sería bien distinto…).

5. Hay que plantar cara.

Siempre habrá alguien que te ponga las cosas difíciles, que boicotee tus sueños, que te diga que no vas a conseguir lo que quieres, que empequeñezca tus logros o que te haga zancadillas. ¿Qué puedes hacer para evitarlo? Nada. No está en nuestras manos controlar el comportamiento de los demás. La buena noticia es que sí podemos controlar el nuestro (excepto las afectadas por el síndrome premenstrual, los que salen un viernes después de una ruptura y yo cuando paso por una pastelería). Por eso, mi consejo es que te enrolles al cuello una ristra de ajos, entones el ave maría, hagas la señal de la cruz y a vivir que son dos días.
La envidia es un sentimiento regulero, de los que provocan acidez de estómago y ganas de matar al prójimo. Y lo peor es que muchos de quienes la padecen ni siquiera son conscientes de ello. Por eso, te recomiendo que te construyas un búnker espiritual a prueba de amarguras ajenas. ¡Y pelillos a la mar!

En fin, hoy podemos decir sin temor a equivocarnos que el futuro no es como nos lo contaron, excepto en el caso de Lady Gaga (con eso, se quedaron cortos). ¡A lo mejor resulta que esto del futuro viene con un poco de retraso! Nunca se sabe. Si quieres, me acerco un momentito con mi patín volador al 21 de octubre de 2045 y te lo cuento…

¡Hasta la semana que viene!

También te puede interesar:

SUSCRÍBETE

para no perderte nada

  • Pilar - Susana, eres la leche! Regreso al futuro era mi película favorita de niña, así que imagínate, el post me ha encantado. Tomo nota de lo de tener un horario decente, por mi marido y por la galaxia 😉ResponderCancelar

  • Lourdes - Jajajajajaja, no puedo parar de reírme!!! Lo más decepcionante de este futuro es que aun no existan robots que te hagan la casa al completo, y la comida, y laven la ropa…ResponderCancelar

  • veronica - ¡Jajaja! ¡No hay mejor manera de empezar los miércoles!
    Si, por favor, acércate al 2045 y dime si para entonces los coches ya vuelan.ResponderCancelar

    • Susana - Yo me conformaría con que mi lavadora aprenda a hacerme la comida, jajajaja.ResponderCancelar

  • Mary Wilson - Eres genial, Susana, cada día me gustas más, obi obi obi oba… Un beso, linda!ResponderCancelar

    • Susana - Oleeeee, es verte por aquí y tener ganar de hacerte la ola y bailarte una rumba 😉ResponderCancelar

  • Livia - En la vida hay cosas cuya llegada no se puede planificar: las pérdidas de orina, el apocalipsis, Gran Hermano 48, la vuelta de las hombreras
    ¡Demasiado! ¡Eres genial!
    ¿Puedes ir al año pasado y darlo un garrotazo al que inventó los pantalones culottes? Prefiero que vuelvan las hombreras jajajajajaaResponderCancelar

    • Susana - Jajajajajaja, primero se lo doy a ese y después al que inventó la celulitis :pResponderCancelar

  • Carolina - Me encantan tus posts!!! aunque sea repetitiva pero me gusta la manera que tienes de comunicar:) Me siento muy identificada con lo que cuentas hoy… y estoy en el proceso de construir mi futuro de una manera diferente a la que creía debía ser!!! Ahora te encontré en Instagram y cada vez que le das me gusta a algunas de mis fotos me hace una ilusión <3 <3 <3
    Me declaro súper fan de Susana Torralbo 😀ResponderCancelar

    • Susana - ¡Muchas gracias, Carolina! Yo cometí el error de no fijarme un horario razonable de trabajo y aún estoy arrastrando las consecuencias. Recuerda lo de la galaxia y no hagas lo mismo que yo, jajajaja. ¡Un beso!ResponderCancelar

  • Begoña - Susana eres lo más!!
    Divertida, ingeniosa y lista como tu sola!! Gracias por tus consejos y tu forma de contarlos!! Un día de estos tenemos que hablar tu y yo!! MuaaaaakResponderCancelar

    • Susana - ¡Muchas gracias, Begoña! A mí me encanta coincidir contigo por la redes. ¡Eres un sol! ¡Súper cariñosa siempre!ResponderCancelar

  • CUQUI - Jajajajajaja..que bien me lo paso contigo cada miércoles, un día
    de grandes lecciones y risas nos viene bien a todos, yo no quiero saber que pasará en el 2045, bastante tengo con pensar que me va a deparar el futuro en el día de hoy!!! Enhorabuena por tu Blog!!!!ResponderCancelar

    • Susana - Jajajaja, eso es señal de que tu día a día ya es lo suficientemente emocionante. ¡Que le den a 2045!ResponderCancelar

  • Tatiana - Primer post que recibo desde que me di de alta en la newsletter y has conseguido engancharme. Me ha encantado!
    http://www.treintamasdiez.comResponderCancelar

    • Susana - ¡Qué bien, Tatiana! Un auténtico placer tenerte por aquí… ¡espero no defraudarte con el siguiente!ResponderCancelar

  • cristina - Me encanta haber llegado al futuro leyendo tu post! No se puede escribir de una forma más clara, divertida y mejor!!!!!yo adivino para ti un 2045 lleno de éxitos profesionales!!!y no soy adivina…es tan evidente!!feliz presente y futuro!!!!Me encanta la foto!!!!ResponderCancelar

    • Susana - Jajajajajajajajaja, me va a durar el sonrojo hasta 2045 😉 Ojalá sea trabajando contigo otra vez…ResponderCancelar

  • Asun Montero - Que pasada de post! me ha encantado!! La primera parte es perfecta para mi. Como no me organice los horarios acabaré loca! pero quién me iba a decir a mi que curraría en dos trabajos! jajajaja! y yo más feliz que una perdiz! Pero tengo que desconectar que falta me hace! Un besote y gracias por tus palabras, ayudan más de lo que te piensas.ResponderCancelar

    • Susana - Cuanto más nos gusta lo que hacemos, más locas obsesivas nos volvemos, Asun. ¡Date un descansito a la semana, que yo quiero que dures mucho! Jajajaja, ¡un beso!ResponderCancelar

  • Noelia - jajajaja! Te aplaudo 🙂ResponderCancelar

  • Reme - Buenisimo el post. Estoy de acuerdo en todos, en el del culo ya somos dos solo que a mi ya se me ha repartido mas el tema y el 5 hay que fastidiarse con gente asi pero sufren mas ellos que al que atacan. Y si yo ahora mismo me trasladaria al futuro solo para comprobar una cosita en 5 minutos vuelvo. Gracias como siempre por tus consejosResponderCancelar

    • Susana - ¡Ay, qué curiosidad! Ya nos contarás cómo ha ido esa comprobación en 2045 😉ResponderCancelar

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*