Cómo mejorar tu blog en 5 pasos

cómo mejorar tu blog

 

Queridos bloggers del pasado, presente y futuro:

Quisiera empezar este post con unas palabras de aliento: os entiendo. Sí, he aquí un alma que sabe por lo que estáis pasando, que comprende que esto de tener un blog a veces es tan jodido como gratificante. Os entiendo desde lo más profundo de mi ser. Cuando tienes un blog, alternas etapas de fliparlo cosa bárbara con otros momentos en los que te sientes zarandeado por el destino y vilipendiado por el universo. Te vuelves bipolar nivel koala adicto al crack. E inseguro. Tu tiempo transcurre comiendo píxeles de día y tragando techo de noche, preocupado por mil cosas que antes no se asomaban ni por la esquina más recóndita de tu sesera. Problemas que no sabías que existían.

¿Por qué hoy me ha comentado menos gente que la semana pasada? ¿Estoy perdiendo tirón? ¿Me he estancado? ¿Por qué ya no siento tantas ganas de escribir como al principio? ¿Gustará el post de mañana? ¿Debería darle otro aire al diseño de mi blog? ¿Por qué otros blogs crecen más rápido que el mío? ¿Pasa algo si no publico esta semana?

 

De momento, vamos a ir aparcando las preguntas porque hoy te traigo Prozac del bueno en formato post para contarte cómo mejorar tu blog en 5 pasos.

 

1. No te obligues demasiado.

Ser serio y constante es bueno. Atizarse con el látigo de las imposiciones como si tuvieras 20 espaldas en stock, no. Que conste que estoy firmemente convencida de que ser constante con tus publicaciones es el único modo de sacar adelante un blog al principio. Pero si te quemas y sigues escribiendo por imposición, ¿de qué sirve? ¿Qué clase de boñiga gigante lanzarás al 2.0 en semejante estado? Y lo que es peor: ¿qué te aportará a ti?

Por muy raro que suene, mi primer consejo para mejorar tu blog es que no escribas. No por obligación. No cuando no lo disfrutas.

Te contaré lo que hago para evitar llegar a ese punto: dejar de escribir en determinadas épocas del año. En verano, pongo el blog en modo vacaciones durante un mes y medio. Y también en Navidad, Semana Santa y cuando un miércoles (que, como ya sabes, es mi día de publicación forever and ever) es festivo. De este modo no sólo descanso yo, también lo hacen mis lectores. ¡Que tampoco es cuestión de que tengan que leerme cada semana de sus vidas!

Descansar es más sano que la vida de campo. Yo llegué a diciembre en condiciones pésimas, agotada nivel mono de circo. Apenas conseguí planificar las primeras entradas de 2017, y ni siquiera estaba segura de haberlo hecho bien. Pero 3 semanas sin publicar obraron el milagro. Al volver de las vacaciones, tenía planificados los temas de mi blog hasta septiembre. Y no ideas sin más. ¡Vienen videos súper divertidos! Y ya paro, que soy una bocachanclas y al final lo cuento del todo y ni sorpresa ni leches ni lácteos de ningún tipo. ¡Seguimos!

 

 

2. Prueba nuevos formatos.

Entrevistas, videos, recopilatorios, podcasts, una sección nueva con su propia identidad… Cualquiera de estas opciones puede ayudarte a revitalizar tu blog y llegar a nuevos lectores. Te pondré algunos ejemplos:

a) Sara Celaya siempre lo hace bien, muy bien. Pero en el último trimestre su blog cogió impulso con una serie de entrevistas a profesionales que se mueven en su mismo sector, que fue intercalando con otro tipo de posts. Echadle un ojo, que seguro que podéis tomar alguna idea.

b) Servidora, de vez en cuando, le hace ojitos a Youtube y se anima a publicar posts en formato video. De momento ha sido algo intermitente -y la mar de penoso-, pero este año Hollywood temblará.

c) Los recopilatorios en los que mencionas a otros perfiles / bloggers / profesionales siempre te sirven para estrechar lazos y, de paso, te proporcionan visitas desde estos otros perfiles. Un buen ejemplo puede ser este post de Elsa López, de Infoemprendedora, en el que recopilaba nada más y nada menos que 27 casos de éxito de emprendedoras creativas y de marketing que aportan valor con sus infoproductos. Ha sido de sus posts más comentados y compartidos.

d) El formato podcast quizás no es tan popular. Pero me consta que hay profesionales que lo usan o lo han usado alguna vez con éxito, como Èlia Fibla, de The Craft Academy, o Isabel, de Mamá quiero ser blogger. Así que si alguna vez te han dicho que tienes una voz bonita y lo de salir en video no es lo tuyo, anímate con algún podcast de vez en cuando. ¡Sólo necesitas el micrófono de tu móvil!

e) Si hablamos de secciones con identidad propia, no puedes dejar de pasarte por el blog de Mamá Vintage. Mary Wilson es la reina de las secciones fijas con sello propio. Tiene más variedad que una mercería de las de antes. Los lunes publica el pinchadiscos (reflexiones que sin querer queriendo siempre te llevan a una canción) y los viernes despacha cuarto y mitad de metafísica infantil. Y además está Palabras para Julia, que es otra sección que llega siempre que la inspiración llama a su puerta y se pone profunda como agua de pozo.

 

 

3. Considera un rediseño.

Que sí, que el físico no lo es todo en esta vida y que la materias gris, cuanto más gris y más materia, mejor. Pero, con el corazón en la mano (en sentido figurado o literal, si gustas de estos excesos), dime si alguna vez no se te ha ido el ojo detrás de un trasero portentoso o un buen melonar de la huerta murciana. ¿Cuántos blogs miramos no porque su contenido sea la bomba sino porque son agradecidos de ver? Si en su día te abriste un blog y le hiciste 4 cambios, igual es el momento de darle un lavado de cara (haciendo nuevos cambios tú mismo, comprando una plantilla o un set de banners y botones apañados) o yendo un pasito más allá y apostando fuerte por tu branding con la ayuda de un profesional. Hay opciones para todos los bolsillos. Sólo quédate con la idea de que un cambio siempre es como un relanzamiento y ayuda mucho a darle vida a un blog.

 

 

4. Acaba con la escasez de comentarios.

Es un problema muy común. Personalmente creo que es lo que más desmotiva cuando tienes un blog: no recibir comentarios. Es algo que va más allá del ego: cuando nadie te comenta, no sabes si lo estás haciendo bien, si hay un tema que gusta especialmente y debería tratarlo más a menudo, si hay algo sobre lo que hablas que no interesa nada. Es altamente desmoralizador. Es como si todo el trabajo, todo tu esfuerzo, no tuviera ninguna recompensa. Y además es algo que te va a perjudicar ante cualquier posible colaboración que pueda surgirte.

Por desgracia, sucede muy a menudo, incluso en blogs cuyos propietarios tienen cierto tirón en redes. ¿Por qué sucede esto? Los motivos son variados: a veces puede ser por pereza, otras porque ya te comentan en tus redes, otras porque te iniciaste en una red concreta como Instagram y te han encasillado, otras porque puede que tu contenido no guste o porque, aunque los temas que planteas sean acertados, tu forma de hacerlo no cale hondo… Cada caso es un mundo. Pero es importante solucionarlo.

¿Qué puedes hacer? Comentarlo con total naturalidad tanto en tus posts como en tus redes (en el pie de foto de Instagram, en un Stories, en Facebook…). Explica a tu público por qué es importante para ti que te dejen un comentario, de la forma más sincera, honesta y transparente posible. Todos somos un poco vagos de primeras, pero también somos increíblemente empáticos y solidarios. Haz la prueba, seguro que te sorprende.

Y, por supuesto, de forma paralela puedes probar otras estrategias. ¿Qué tal si premias de algún modo el hecho de que te comenten? No tiene por qué ser con algo material (no siempre, al menos). Podrías, por ejemplo, dejar el post inconcluso en el punto de mayor suspense y desvelar el misterio si consigues X cantidad de comentarios. Es sólo una idea, pero se te podrían ocurrir decenas en el momento en que empieces a darle a la sesera.

 

 

5. Piensa más allá de tu blog.

¿Alguna vez te has planteado cómo se ven tus posts cuando se comparten en Facebook o en Google +, por ejemplo? ¿Tienes una imagen de portada apetecible? ¿Aparece un resumen del post que invita a su lectura en la miniatura de Facebook? Son detalles en los que no solemos reparar, pero que van a hacer que tus posts alarguen su vida en su periplo por las redes y se compartan más veces. Te recomiendo que leas esta entrada sobre cómo cuidar el diseño de las portadas de tus posts de mi querida Valentina Musumeci. Aprenderás lo importante que es seguir una misma línea para las imágenes que encabezan tus posts y qué características deben tener.

Por otro lado, mi consejo ferviente es que no dejes la descripción que sale por defecto cuando compartes un post. Por lo general, suelen ser las primeras líneas de tu entrada. Y esto en la mayoría de las ocasiones no es representativo ni invita a su lectura. ¡Cúrrate esa descripción! Sé descriptivo, pero también convincente y seductor. Nada de poner una frase al tuntún para salir del apuro. Si no sabes cómo modificarla, déjame un comentario y te explicaré cómo hacerlo. Que al paso que voy este post dura más que un martillo en manteca.

 

¡Hasta aquí mis 5 consejos! Pero antes de marcharme, como me gusta predicar con el ejemplo, me subo al monte Sinaí para decirte que si te ha congratulado el post de hoy, te ha parecido útil, te ha puesto las pilas, te ha aportado algo nuevo o te ha generado picor de pies, me encantaría que me dejaras un comentario.

Las pilas de mi teclado, mis maltrechas yemas de los dedos, el maromo que me espera en el sofá, cenando solo y planteándose un divorcio exprés, y yo te lo agradeceríamos enormemente.

 

¡Hasta el miércoles que viene!

 

 

También te puede interesar:

Únete a mi comunidad 

y no volverás a tener un miércoles aburrido

  • Lourdes - Imposible no comentarte con lo que te lo curras siempre!! No me canso de decírtelo: gracias por tu generosidad y por hacerme reír tanto. Eres y serás mi blog favorito (como tú dices, forever and ever).ResponderCancelar

    • Susana - Imposible no estarte agradecida!! Gracias por estar ahí y hacérmelo saber siempre. Por muchos años que llevo con el blog, no dejo de necesitar saber que no lo estoy hablando al vacío. Y tú siempre eres la primera!!ResponderCancelar

  • Rocío - Preciosa!! Como si de una pitonisa se tratara, parece que me has leído el pensa-miento. Muchas gracias por tus consejos. Esperando esos vídeos para pasarlo bien. BesosResponderCancelar

    • Susana - ¡Deseando publicarlos! ¡Estoy emocionada! Un beso grande. Me alegra saber que he dado en la diana contigo 😉ResponderCancelar

  • Ana - No, por favor!! Dile a ese maromo que no te deje y que entienda que nos haces mucha falta. Los miércoles contigo siempre son mejor 🙂ResponderCancelar

    • Susana - Jajajaja, eso, eso, ayudadme a convencerle, por favor!! Que una ya no está para volver al mercado, jajajaja.ResponderCancelar

  • Teresa - Gracias!Voy a ver si me pongo las pilas con el blog! Este año sí que si!!ResponderCancelar

    • Susana - Venga, que tú puedes!! Que esas fotos bonitas también merecen ser mostradas y contadas en formato post 😉ResponderCancelar

  • Yolanda - Ahora mismo comparto tu publicación con mi hermana blogger!
    Me gusta mucho tu redacción. Tus comparaciones son muy divertidas!
    Dices que somos empáticos y solidarios… No sé qué decirte… Tal vez en el mundo 2.0, pero en la vida real… Muy reflexiva y preocupada desde hace un tiempo con ese tema… Crisis de valores es lo que creo que tiene nuestra sociedad…ResponderCancelar

    • Susana - ¡Muchas gracias por compartir mi post, Yolanda! Veo muy a menudo actitudes que me rompen el corazón. Es cierto que algo está pasando y que tenemos una crisis de valores terrible, no sólo en la vida real, sino en el 2.0, en el que el anonimato y la impunidad que te da estar detrás de una pantalla, funcionan como acicate de conductas lamentables. Pero, por otro lado, también veo lo contrario y quiero pensar que la mayoría de la gente es solidaria, sensible y que tiene la capacidad de ponerse en la piel de los demás.ResponderCancelar

  • Ana (@bartollina) - Ya se lo dije yo… a la wylson un premio a la constancia ya!
    Y quí te dejo mi aportación del día 😉ResponderCancelar

  • Silvia - ¡Pero cómo no vamos a dejarte comentario! Como te decía en Instagram, yo entiendo esto de los comentarios muy bien porque mis lectores/as no me suelen dejar comentarios. Es lo que yo llamo el efecto CRI CRI CRI… A veces veo hasta una bola de esas del desierto pasar volando de lado a lado. Jajaja. ¡Mil gracias por tus consejos! Los pondremos en marcha 🙂 Deseando ver esos vídeos.ResponderCancelar

    • Susana - Síiii, yo siempre le he llamado la bola del desierto, jajajaja. ¡Es muy frustrante! Porque además muchas veces miras las estadísticas y sabes que te han leído o sufrido en silencio como una mala hemorroide y te quedas aún más confundida. Espero que te sirva de algo el consejo. ¡Ya me contarás! Yo de momento, me voy a tu blog ahora mismo. Un beso!!ResponderCancelar

  • Ana Jiménez - Esto de pasar a leerte para mi se está convirtiendo, como eso de ir a misa los domingos, si no paso pienso que el dios de la sabiduría y la creatividad me va a castigar.

    Ale!!! ve inventando un rezo para cuando no me quede otra que pecar…

    PDT: bonica a rabiar que estás en la foto.ResponderCancelar

    • Susana - Jajajaja, yo es que gano en pantalla y pierdo en persona!! Mira que tienes arte, siempre me río leyendo tus comentarios. ¡Muac! Ah, por cierto, se me han acabado las series para ver, ¡tenemos que hablar para que me recomiendes alguna más! 😉ResponderCancelar

  • Pepe Roldant - Pues sí que me hacía falta leer este post
    Pongo en marcha tus consejos, a ver si la he te se anima a comentar.ResponderCancelar

    • Susana - ¡Hola, Pepe! Inténtalo que ya verás que sirve de algo. Eso sí, comprueba antes que estás promocionando tus posts adecuadamente y que te están llegando lectores. El siguiente paso sería revisar si tu contenido se ajusta a sus intereses. Y a continuación, ya podrías hacer lo que te propongo arriba en el post para fomentar los comentarios. ¡Mucha suerte!ResponderCancelar

  • Natalia Calvo - Vaya chute bueno de energía!!!
    Me siento súper identificada con cada línea.

    Al final, al publicar contenido, acabas aprendiendo un poquito de cada cosa por necesidad, no sirve sólo con escribir y publicar, los detalles más sutiles son los que marcan la diferencia entre publicar ó transmitir y tocar el corazón de la persona que te lee.

    Ahora nos toca a nosotras, ¡a pasar a la acción!

    Muchas Gracias Susana!ResponderCancelar

    • Susana - ¡Exacto, Natalia! Hay que tener siempre en cuenta los detalles. Pero como siempre digo, no hay que saturarse al principio. Lo importante, es que todo se puede ir mejorando y aprendiendo con el tiempo. ¡No hay que perder la ilusión! Muchas gracias por tu súper comentario. ¡Un besote!ResponderCancelar

  • Raquel - Gracias por tu post Susana!
    Reconozco que, aunque leo todas tus publicaciones con cariño y admiración, muchas veces lo hago en cinco minutos mientras hago cola, o de la que subo en el ascensor…..quiero decir, que al final lo de escribir en los comentarios se pospone para otro rato (y a veces nunca llega!) Y no debería ser así, porque tiene un mérito tremendo enviar estas cosas tan chulas y tan curradas!
    Un abrazo,
    Raquel 😉ResponderCancelar

    • Susana - ¡Gracias a ti, Raquel! Yo soy también de las que mira el móvil mientras espera… ¡cuántos whatsapps habré dejado sin responder por esto mismo! Los miro, no puede responder en ese momento, pienso que lo haré después y ese después nunca llega, jajajaja. ¡Un abrazo grande!ResponderCancelar

  • Sami Garra - Ay, limonada mía! Un beso para el maromo!!!!! Y para ti! Para ti, un millón! ^.^ <3ResponderCancelar

    • Susana - ¡Pues otro millón para ti y para tu gallego! Y limonadas, muchas limonadas :)))))ResponderCancelar

  • Elena - ¿Y si te digo que se me acelera el corazón y salto de alegría cuando recibo un email para aprobar un nuevo comentario? Visto así igual es mejor seguir recibiendo pocos, a ver si voy a acabar taquicárdica perdida… Aunque estoy segura que aprendería a llevarlo con calma si de pronto a la gente le diera por comentar xD
    Por cierto, Susana, por favor, no me saques de tu web cuando pincho en algún enlace. Que si pincho ahí no es porque quiera dejar de leerte, sino porque quiero ver eso que recomiendas cuando acabe con tu blog 🙂ResponderCancelar

    • Susana - Jajajajaja, ten cuidado que tanto infartito no es bueno. Muchas gracias por el recordatorio, Elena!! Ains, qué cabeza la mía!! Ya lo he corregido 😉ResponderCancelar

  • Miriam - Muchas gracias por los post que escribes Susana! Me están ayudando mucho a empezar con mi empresa. Aquí tienes una seguidora fiel al pié del cañon!ResponderCancelar

    • Susana - ¡Gracias a ti, Miriam! No sabes la ilusión que me hace leer esto 🙂ResponderCancelar

  • Susana - Hola guapa! Me ha encantado tu post de hoy!
    A mí me asalta la duda de si en mi campo de la fotografía podría hacer entradas a mí blog de temas que no atañen directamente a mi profesión. No he pensado en nada en concreto, de hecho no tengo ni idea de cómo enfocarlo…pero no me gustaría meter solo por los ojos mi trabajo.. no sé si me explicoResponderCancelar

    • Susana - ¡Hola, tocaya! Puedes y debes!! Siempre hay que pensar en cuáles son los intereses de tu público objetivo a la hora de seleccionar el tema de tus posts. Ése es el error de la mayoría de los fotógrafos, que se toman su blog como un mero escaparate de su trabajo y tanto post autopromocional cansa mucho. Al final se trata de trabajar tu marca personal con tus posts y no de hacer un muestrario, así que esto puedes hacerlo hablando de muchísimas cosas: el pediatra de tu hijo (que seguro que es el mismo que el de muchas de tus clientas potenciales), los desafíos que vas encontrándote en tu día a día como mamá, anécdotas… Hay un abanico muy amplio y muy poco explotado en tu sector. ¡Aprovéchalo!ResponderCancelar

  • Ginger - No sé cómo lo haces, de verdad. Si con ese nivel de agotamiento tan alto que has tenido a final de año has sido capaz de publicar unos posts increíbles, ahora que estás “renovada” hija es que te sales! Me gusta tu forma de escribir porque empatizas mucho y además eres muy fresca y divertida, pero lo mejor es que lo conjugas con una utilidad y un pragmatismo de quitarse el sombrero. Chica, tienes talento. Enhorabuena!ResponderCancelar

    • Susana - ¡Muchas gracias, Ginger! Cuando empecé con el blog tuve muy claro dos cosas: 1) el marketing no es de por sí un tema apasionante, y 2) quería aportar información útil, pero tenía que hacerlo de forma que no me aburriera yo ni quienes me leían. Y no sabe cómo me alegra cuando me decís que lo consigo. Un beso grande!ResponderCancelar

  • Silvia - No escribes al aire! Escribes para mucha gente que está deseando leerte, y -a veces- comentarte 😉ResponderCancelar

  • Maite Uralde - Es horrible esto de publicar sin que nadie comente. Hace muy poco que empece con mi blog de identidad de marca y emprendimiento y es muy raro que alguien comente. Cuando lo hacen hago una mini fiesta jajaja.
    Hasta ahora no me frustro, se que estoy empezando y me tomará un tiempo.ResponderCancelar

    • Susana - ¡Hola, Maite! No desesperes, te aseguro que por esa etapa pasan todos los blogs en sus inicios, incluso aquellos que después se salen de órbita y se hacen súper famosos. Es lo que se conoce como la travesía por el desierto. Sé muy constante y sigue currándotelo post a post. Ya verás como dentro de poco atisbas un oasis 😉ResponderCancelar

  • delPrado - Yo soy nueva en el patio y ya soy fan. Me paso por tu IG sólo por el buen rollo que se me queda en el cuerpo. Gracias por este post ¡Tiene una enjundia de tema de libro de Mates! Yo lo voy a releer tranquila tomando apuntes y haciéndome la ruta de links. Pero no sé para qué si yo desactivaba los comentarios! A mí me daba miedo quién comenta, porqué y qué… Y pereza tener que responder… Era un blog terapeútico para mantener mi mirada creativa y al encuentro de la belleza. Realmente con que me leyera mi familia y mis amigos estaba feliz. Pero mi próximo Blog (en el horno) es por motivos profesionales y sé que tengo que cambiar unos cuantos chips mentales.

    Por si te ayuda: yo no comento por los mismos motivos que me da miedo que me comenten. Me lanzo con lo que me emociona o me alegra el día. Pero acabo rehaciendo tanto el mensaje que se convierte en un trabajo (como este) y al final se me pasa la fiebre emocional y me censuro “loca, cómo vas a decir esto públicamnete!!” “lo has repasado bien, bien, bien? Bien?” “Y si tienes faltas?” y lo borro (pero este no lo voy a borrar). Me da miedo ser demasiado emotiva o banal o pesada o que piensen “ésta quién es?!”, “qué busca?”, “la última y aquí comentando como pancho por su casa”…

    Gracias por compartir tanto y tan bien eres una gran profesional. Y ya sé que puedo agradecértelo comentando 😉ResponderCancelar

    • Susana - ¡Hola, delPrado! No temas a los comentarios. Yo en 3 años de blog sólo he recibido un comentario muy negativo, hace muchísimo tiempo. Fue algo muy puntual de alguien que claramente no estaba bien. Pero la mayoría de personas no suele perder el tiempo en leer posts de alguien que no les gusta y mucho menos en dejar un comentario. La interacción con tus lectores es muy positiva porque te permite conocer gente increíble y además afinar cada vez más el tiro para preparar posts que verdaderamente les guste. ¡Y esto me lleva a la siguiente cuestión!

      Tus comentarios siempre SIEMPRE serán motivo de alegría por mi parte. ¡Las puertas de este blog están abiertas! Si algo tenemos por aquí es buen rollo y empatía, así que siéntate libre de comentar cada vez que quieras, lo primero que te salga, sin darle muchas vueltas. Y siéntete libre también de interactuar con el resto de lectores. Eso es lo positivo de las redes, vamos a aprovecharlo ,)

      ¡Un besote!ResponderCancelar

  • Juana - Yo soy de las que no comentan , pero prometo subsanar mi error de ahora en adelante. Con lo generosa que eres siempre y los buenísimos consejos que das, te mereces un Brad Pitt en tu vida, en este tema no te soy de ayuda, así que prometo por mi parte un poco más de feedback, que estoy segura que lo del BP lo solucionas tu con un storie llamativo y algún baile a lo Beyoncé. Enhorabuena por tus post!!ResponderCancelar

    • Susana - Jajajajajaja, el día que Brad Pitt lea este blog me pone una orden de alejamiento :))))ResponderCancelar

  • 3flowers Andrea - ay mi Susana amarilla que post más bonito……y cuanto te echo de menos en el mundo amarillo…. quieres comentario, pues por aquí aunque te lo hubiese mandado por otro sitió, tú ya sabes…..
    Un post genial, y con consejos maravillosos guapa, con ejemplos de mis prefes, Valentina y Sara, que tb han abandonado el mundo amarillo…. y que me han hecho pensar mucho, ahora un poco de vida para poder pasar a la acción!!!
    muasmuas gigantesResponderCancelar

    • Susana - ¡Ay, Andrea! Cada día me propongo volver a Snapchatear y siempre se me echa el tiempo encima. Ojalá pronto vengan tiempos más tranquilos y pueda volver a hacer inmersiones en el mundo amarillo… ¡Un beso grande!ResponderCancelar

  • Leyre - Me ha gustado tanto lo de pedir que te comenten y después que lo hayas hecho tu, que no he podido evitar dejarte un comentario! jejeje. Muchas gracias por los consejos, voy a hacerte caso y a seguir algunos de ellos (porque otros ya los he empezado a hacer, como el cambio de imagen).
    Un besoResponderCancelar

    • Susana - ¡Hola, Leyre! ¡Enhorabuena por ese cambio de imagen! Acabo de aterrizar en tu blog y me ha encantado ver lo de la fotografía analógica porque es una de mis grandes pasiones. Durante el año no puedo cultivarla mucho, no paro de hacer fotos por encargo y apenas me queda tiempo para proyectos personales, pero en verano sólo hago fotos en analógico. De esta forma me reconcilio con la fotografía, me olvido de rectificar de forma obsesiva buscando la perfección y hago fotos del momento, más imperfectas pero más reales. Llevo 3 años haciéndolo y me encanta. ¡Un beso!ResponderCancelar

  • Caperu - Susana! Cómo no te vamos a comentar si nos lo pides! Hoy ya tienes faena, aluvión de comentarios! Igual hasta piensas “quien me mandaría a mí…”. Como siempre, muchas gracias por compartir lo que sabes.
    Yo si fuese tú no me preocuparía por no tener comentarios. Digo yo que lo más importante son las visitas, no? Te puedo asegurar que los que te leemos y seguimos, aprendemos mucho de ti y también, de paso, nos reímos un rato (no te sufrimos como dices tú). Y aunque estemos escondidos tras la pantalla, estamos y eso es lo que importa.
    Un abrazo!ResponderCancelar

    • Susana - ¡Hola, Caperu! Estoy encantada de recibir tanto calorcito, sobre todo en estos días de frío y nieve que estamos teniendo. Los comentarios dan trabajo, pero ¡reconfortan tanto! Muchas gracias por salir de detrás de la pantalla. ¡Un abrazo fuerte!ResponderCancelar

  • Silvia - Yo soy de esas “fanes” tuyas que vamos a empezar a llevar camisetas con tu cara. Te lo dije mediante un mensaje en una story de IG y me reafirmo: GRACIAS! Ayudas en muchas de las dudas existenciales diarias de un emprendedor, diseccionas con todo el buenrollismo del mundo aspectos un tanto plomo del mundo 2.0. A estas horas y escribiendo un comentario. Para que veas!ResponderCancelar

    • Susana - Jajajajajaja, mi cara no, ¡por dios! Mejor unos donuts, jajajaja. ¡Me encantó ese mensaje de IG, Silvia! Me llegó al alma… Y este también, con puntos extras por nocturnidad, jajajaja. ¡Un beso grande!ResponderCancelar

  • Mary Wilson - Torralbo de mis entretelas, no sé qué decirte… Ya sabes que, como todo en mi vida, lo del blog ha surgido por casualidad, por un arrebato, un frenesí… Llegué, vi luz, entré y como daban café, me quedé, pero sin ninguna pretensión y mucho menos con la sensación de ser un ejemplo de nada (más bien todo lo contrario). Así que sólo puedo decirte que muchas gracias por tenerme en tus oraciones y pensamientos y por ese amor que te arrebata y te obnubila. Yo te admiro nivel ninja!ResponderCancelar

    • Susana - Jajajajajaja, oye, pues si en el tuyo dan café me mudo allí, que por aquí no me ofrecen nada de beber y con este frío es muy necesario. Yo arrebata sí, de toda la vida, pero obnubila no, ¡que sé muy bien lo que me digo! Y tú eres ejemplo aquí y en Pekín. ¡Dentro de nada los chinos clonan tu tecnología y la liamos!ResponderCancelar

  • Valentina - Yo que siempre paso por aquí a comentarte, justo el día que me mencionas y encima pides un comentario…. voy yo y falto! Es imperdonable sin duda!!!! Lo sientoooo 🙁

    Pero es que últimamente estoy sin parar… me va a estallar la cabeza de tantas cosas que solucionar y a las que darle una vuelta.

    Antes de nada, mil millones de gracias por recomendar mi post a tus lectores. Ayer, mientras te leía, conseguiste dibujarme una sonrisa que me hacía mucha falta. Así que doblemente gracias!

    Por otro lado, enhorabuena por este pedazo de post. Ya te lo dije otra vez, pero me encanta que te explayes tanto! Yo sin duda tomo nota de muchos consejos, porque aquí es un no parar en avanzar y aprender.

    Un super abrazo preciosa!!!ResponderCancelar

    • Susana - Madre mía, Valentina, no sé cómo lo hago. Siempre que me siento a escribir me digo a mí misma: “hoy voy a escribir un post corto”. Pero al final siempre me lío, me cuesta dejar cosas importantes fuera, jajajaja. No tienes que darme las gracias por nada porque ya iba siendo hora de que mencionara con todo el valor del bueno que aportas con tu blog. ¡Un beso grande! Estoy deseando tenerte de vuelta, pero tómatelo con calma, que los grandes proyectos se cuecen lento.

      ¡Muac!ResponderCancelar

  • Cookies Love Milk - Querida Susana, cómo no dejarte un comentario después de lo que nos cuentas aquí??? Eso es imposible!!!

    Además, ya es hora de que te demos las gracias, no sólo por el contenido, sino también por las risas.

    Eres genial!ResponderCancelar

    • Susana - ¡Wow, qué ilusión! Me encanta vuestro blog. Y las fotos, por dios… ¡qué fotos!ResponderCancelar

  • Naty Grillo - Hola Susana! Qué gusto leerte por aquí, te sigo desde hace un tiempo en IG.
    Gracias por tus palabras, por ponerte en el lugar de las que remamos a viento en contra para sostener el sueño de escribir un blog desde el alma…
    En febrero de 2016 comencé a escribir “Valores vintage” y a mitad de año me paralicé. Pensé en retomar este enero, así que tus consejos vinieron de maravillas! Gracias por tu generosidad. Un saludo afectuoso! Y cuida al maridito! Jaja. By!ResponderCancelar

    • Susana - ¡Hola, Naty! Gracias a ti por pasarte por aquí y dedicar un momento a escribirme. Mucho ánimo con tu blog. Los comienzos son duros siempre, incluso para esos blogs que hoy en día son súper exitosos. ¡No desesperes! Ya verás que con tiempo y constancia todo se consigue. ¡Un besote!ResponderCancelar

  • Irene - No sabes tu lo que me llego a reír con tus entradas!!! Me super hiper mega encantan!!! Qué arte tienes, jodía!! ❤️❤️ Pero a parte de hacerme reír también me haces pensar mucho y me ayudas con mi pequeño proyecto ResponderCancelar

    • Susana - Jajajaja, ¡muchas gracias, Irene! Qué bueno saber que de alguna manera te ayudo con tu proyecto. ¡Mucha suerte con él! Cuéntanos algún día de qué se trata 😉ResponderCancelar

  • karen - Querida Susana! Me voy metiendo a tu blog, sabía de ti pero nunca me había sumergido tan a fondo. Me encanta y tu blog ha sido para mí una paradita en las pompis para re-ordenar mis cables y emprender este sueño paralizado que tengo. Bendiciones! Saludos desde CaliforniaResponderCancelar

    • Susana - ¡Hola, Karen! ¡Qué ilusión tenerte por aquí! Suele pasarme que la mayoría me conocen por Instagram, pero todo empezó aquí, hace 3 años. Los miércoles es nuestro día de encuentro. Espero volver a verte 😉 ¡Un besote!ResponderCancelar

  • Sara - ¡Ay, Susana! Mi vida es un cúmulo de despropósitos y uno de ellos es no haber pasado aún por aquí y agradecerte la mención. Un lujo haberme colado en posts de tanta calidad, lleno de consejos útiles y al lado de cracks 😉 Por esto, pero también por las carcajadas que me arrancas en cada uno de tus posts yo creo que ya los miércoles son los nuevos viernes. Un abrazo grande!!ResponderCancelar

  • Karelia - Muchas gracias por compartir tus conocimientos…
    Te seguiré leyendo!ResponderCancelar

    • Susana - ¡Gracias a ti, Karelia! Un placer tenerte por aquí 🙂ResponderCancelar

  • Carmen Singleton - Me has causado una risa de loca en medio del café donde estoy. Gracias por las ideas y por tus ocurrencias! Eres un cuento! Estoy en esa etapa de… “¿será que vale la pena continuar? ¿Para que me vine a meter en esto?” pero me diste mucho ánimo! Siempre fan de tu trabajo! Saludos desde Los Angeles!ResponderCancelar

    • Susana - ¡Muchas gracias, Carmen! Cómo me alegra saber que este post te dio ánimos. Mentiría si dijera que es un camino fácil, pero la constancia es poderosa y llega un día en el que todo lo sembrado comienza a dar sus frutos. ¡Sigue adelante!ResponderCancelar

  • Andrea - Hi! Aquí una posible futura blogger como hobby y culpable de no dejar comentarios hasta este momento, lo prometo ✋
    ¿Qué plataforma recomiendas para hacer el blog si no queremos invertir en él? Quiero decir que ofrezca plantillas gratuitas “bonitas” y podamos personalizarlo con nuestro estilo. Te lo pregunto porque los blogs que veo de aficionadas (como seré yo) son bastante feitos y aunque supongo que la maña de cada uno influye, me preguntaba si consideradas alguna plataforma más adecuada que otra.
    Mil gracias y no dejes de alegrarnos con tu genial humor!ResponderCancelar

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*