Cómo redactar tu propio eslogan

Cómo redactar tu propio eslogan

 

Un ladrillazo en la sién, dejarte comer la cara por la carcoma, galopar a lomos de un cerdo vietnamita, maquillarte a hachazos, hacer el helicóptero en bolas, implantarte pelo en las córneas… Hay un millón de formas diferentes de conseguir que no te olviden fácilmente. Pero como las córneas son muy delicadas y un cerdo exótico no lo tiene cualquiera, hoy quiero centrarme en una mucho más sencillita para una publicista de a pie: el eslogan.

Bassat dice que si la publicidad es el arte de convencer consumidores, el eslogan es la quintaesencia de dicho arte. Un buen eslogan limpia, fija y da esplendor a cualquier campaña, es un fondo de armario indispensable para todo negocio que se precie. Por eso hoy vamos a aprender a redactarlo. ¡Empezamos!

 

¿Eslogan específico o simbólico?

¡Buena pregunta! Cuando te enfrentas a la creación de un eslogan puedes escoger entre 2 caminos:

A) Optar por una frase específica, que aluda a una ventaja competitiva:

  • Caro pero el mejor (Grundig).
  • Y duran y duran y duran… (Duracell).
  • Rexona no te abandona (Rexona).
  • Ni gota ni gota (Dodotis).
  • Bic naranja escribe fino, Bic cristal escribe normal, Bic, Bic, Bic Bic Bic (Bic, obviamente).
  • Probablemente, la mejor cerveza del mundo (Carlsberg).
  • Evax, fina y segura (Evax).
  • Ariel, lava más blanco (Ariel).

B) Crear un eslogan simbólico que evoque los valores de la marca o un estilo de vida con el que su público desea sentirse conectado.

  • Impossible is nothing (Adidas).
  • Just do it (Nike).
  • Compartida, la vida es más (Movistar).
  • La chispa de la vida (Coca Cola).
  • I’m loving it (McDonald’s).

Ambas opciones son válidas por igual, pero hay situaciones en las que a priori es mejor emplear una que otra. Si tu producto o servicio cuenta con una ventaja competitiva clara e inequívoca con respecto a la competencia, te recomiendo que optes por un eslogan específico que la remarque. Pero si no es así, sería mejor que redactaras un eslogan más simbólico.

Lo más probable es encontrarse con el segundo caso. Hoy en día hay tanto de todo que es complicado diferenciarse por las características propias de nuestro producto o servicio. Por muy bien que lo hagas y muy apañado que seas, llámame loca, pero tenemos que aceptar la posibilidad de que no seas único en tu especie. No pasa nada, puedes seguir viviendo con ello. Y con buena publicidad, más y mejor.

 

Características de un buen eslogan

Un buen eslogan aquí, en Pekín y fuera de nuestra galaxia debe ser:

  • Corto: What’s up (Budweiser).
  • Memorable: Pezqueñines no, gracias (FROM).
  • Simple: Think Different (Apple).
  • Único: Para todo lo demás, Mastercard (Mastercard).
  • Impactante: Póntelo. Pónselo (Ministerio de Sanidad).
  • Perdurable: Si bebes no conduzcas (DGT).
  • Creíble: Personas que cuidan de personas (Mapfre).
  • Versátil: para que pueda emplearse en diferentes campañas. Esto no quita que se puedan crear sub-eslóganes para campañas específicas (y cerrar todas las comunicaciones con el eslogan principal).

 

Truquillos para darle forma y hacerlo más atractivo y pegadizo

Saber por dónde empezar y cómo debe ser nuestro eslogan está muy bien, pero aquí lo que nos va es la movida charcutera. Lo importante es la chicha. Así que vayamos preparando una marmita de sal de frutas, que nos va a hacer falta para digerir tanta técnica y tanto palabro. Eso sí, te aseguro que el esfuerzo semántico valdrá la pena porque estas fórmulas te van a ayudar muchísimo a crear tu propio eslogan e hipnotizar a tus clientes bajo los efectos de un enamoramiento severo:

  • Aliteración (o repetición de fonemas):
    • Para la piel, gel Mousel (Mousel).
    • El toque de Teka (Teka).
    • Mi mamá me mima (cuadernillos Rubio).
  • Anáfora (repetición de una o varias palabras al principio de un enunciado):
    • La sopa es vida. La sopa es Knorr (Knorr).
    • Doce meses, doce causas (Telecinco).
  • Antítesis (contraponer 2 ideas): Estamos muy cerca para llevarte muy lejos (Nokia).
  • Corrección (amplificar o rectificar una expresión anterior): No pesan los años, pesan los kilos (Font Vella).
  • Elipsis (supresión de algún término de la oración, que aunque sea necesaria para la correcta construcción gramatical, se puede sobreentender por el contexto): Volvo. For life (Volvo).
  • Epífora (repetición de una o varias palabras al final de enunciados consecutivos):
    • Puleva, le va, le va, le va (Puleva)
    • Si vienes a Madrid, ya eres de Madrid (Ayto. Madrid).
    • Año nuevo, avión nuevo (Airline LAN)
  • Exclusividad (inclusión del propio nombre de marca en el eslogan para evitar que la competencia haga uso del mismo):
    • Un, dos, tres, picadora Moulinex (Moulinex).
    • Tómate un respiro, tómate un kit kat (Kit Kat).
    • No Martini, no party (Martini).
    • A mí plin, yo duermo en Pikolin (Pikolin)
    • Sonrisa Profident (Profident).
    • Hoy me siento Flex (Flex).
    • Nespresso : What else…? (Nespresso).
    • Te pique el insecto que te pique…Ten a mano Afterbite (Afterbite).
  • Gradación (colocación de elementos en un orden ascendente o descendente desde el punto de vista semántico): Primero el hombre, después la máquina (Honda).
  • Hipérbole (exageración): El mundo, nuestro lugar de trabajo (Fujitsu).
  • Metonimia (se designa una cosa o idea con el nombre de otra, sirviéndose de alguna relación semántica existente entre ambas): La revista para mentes (en lugar de personas) inquietas (QUO).
  • Paralelismo (distribuir paralelamente las palabras, sintagmas y oraciones para conseguir el efecto rítmico-secuencial): Come bien, come en casa (Casa Tarradellas).
  • Rima (repetición de una secuencia de fonemas a partir de la sílaba tónica al final de dos o más versos): Cuate, aquí hay tomate (Orlando).

 

Si quieres tener mucho hot, mucho tempo, mucho down y toda la pesca, ¡ya sabes!, anímate a crear tu propio eslogan. Conseguirás que tus campañas tengan un final redondo. Sigue alguna de estas técnicas para que te resulte más sencillo. Pero si tienes alma de calcetín extraviado y lo que quieres es vivir debajo de una roca y sentirte como un cortacesped en el Sahara, te recomiendo que cierres fuerte los ojos y la sesera, que te resetees de inmediato y que no pongas en práctica nada de lo que has leído. No quisiera yo que así, como por arte del marketing, se alterara tu paz interior con las mieles del éxito. Eso sí, el próximo miércoles te quiero de vuelta 😉

 

¡Hasta la semana que viene!

 

 

 

También te puede interesar:

Únete a mi comunidad 

y no volverás a tener un miércoles aburrido

  • Anna - Wow! Este es uno de esos posts tuyos que dan ganas de imprimir y tenerlo siempre como libro de cabecera. Gracias por enseñarme tanto, Susana. Eres muy crack!ResponderCancelar

    • Susana - Jajajajajajaja, ¿para dormirte antes? ¡Un beso grande, Anna!ResponderCancelar

  • Lourdes - Me viene como anillo al dedo. Cada vez que he intentado pensar en un eslogan lo he dejado por imposible, pero ahora veo que es porque no tenía ni idea de lo que estaba haciendo. Te doy las gracias por dar tanta luz al tema, todo esto es muy nuevo para mí y no sabía nada de esto. Me voy a poner a practicar hoy mismo.ResponderCancelar

    • Susana - ¡Muchas gracias, Lourdes! Cuando tengas tu eslogan creado, muéstranoslo por aquí, ¿vale? Que seguro que no soy la única cotilla del reino 🙂ResponderCancelar

  • Mar - Menudo post te has marcado, Susana. Además de que no me he podido reir más con el principio me has tenido aquí tomando apuntes y todo. Estoy harta de oir todos esos slogans y jamás se me había pasado todo lo que tienen detrás. Me ha encantado!ResponderCancelar

    • Susana - ¡Es todo un Mundo, Mar! Junto con el naming, es de los servicios más caros en publicidad, así que imagínate… ¡Un beso!ResponderCancelar

  • Pepe - Muy bien explicado, como dice Anna para imprimir 🙂ResponderCancelar

    • Susana - ¡Muchas gracias, Pepe! Me alegra saber que te ha gustado 🙂ResponderCancelar

  • Ana Jiménez - Por un momento te he visto cual profesora de lengua, mirando por encima de tus gafas y diciendo, “señorita Jiménez su comentario de texto” jejejeje.

    Y llevándote donetes rosas a tu mesa en vez de manzanas…bueno ya paro que me flipo mucho.

    Chapó una vez más Susana, me hallo pegadísima en este tema, así que voy a sacar la libreta de los apuntes y a aplicarme a lo buena alumna.

    Un abrazo “profesora de lengua” molonaResponderCancelar

    • Susana - Jajajajaja, fípate todo lo que quieras. Y, sobre todo, traéme todos los donetes que consideres, ya sabes que yo no los voy a rechazar :))))ResponderCancelar

  • delPrado - Leí el post camino del trabajo esta mañana y como de siempre estoy a dieta de series zombies y pelis gore, el comienzo ha sido muy hardcore pa´mibody y se me ha atragantao. Lo admito señoría. Pero he avanzado veloz sin mirar atrás, confiada de tú mano, y sí: maravilloso post. Se confiesa que seguí temblando mientras comparaba mi “presunto” eslogan con todos los patrones a ver si calzaba en alguno. Pero como ya venía escalda´ me ha dado menos miedo. Y finalmente… veredicto: “Habemus” eslogan. ¡Qué relax!ResponderCancelar

    • Susana - Jajajajajaja, has hecho bien en no soltarte de la mano: soy la persona más preparada a este lado de la galaxia para un apocalipsis zombie 😉 ¿Ya tienes eslogan? por aquí queremos leerlo… ¡Enhorabuena!ResponderCancelar

  • Juana - Enhorabuena por este post, por un momento me he transportado a la clase de literatura del instituto, hace unos añitos.
    A veces queremos crear una frase casi a golpe de varita mágica y no somos conscientes que detrás de cada palabra, coma o punto hay muchas horas de trabajo y estrujamiento mental. En un curso que hice de fotografía de producto, nos enseñaron el uso de algunas de estas técnicas para fotografía publicitaria y es impresionante.
    Así que a darle al coco! Gracias otra vez!ResponderCancelar

    • Susana - Sin estrujamiento mental, no hay gloria. Así están todos los creativos publicitarios: tocados del ala. Pero es que darle tanto a la sesera no es fácil. ¡Ya me contarás qué tal y si consigues dar a luz tu propio eslogan!ResponderCancelar

  • Mayte - Vaya!! Acabo de leer tu post y hoy me voy a dormir contenta y feliz al comprobar que mi slogan cumple, al menos, dos de los puntos que recomiendas para la creación de un slogan.
    🙂ResponderCancelar

    • Susana - ¡Hola, Mayte! Me alegra muchísimo que el post te haya servido para comprobar que estás en el camino correcto. ¡Gracias por pasarte y comentar!ResponderCancelar

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*