Regalos inesperados de 2015

balance final de año

La Navidad ya está aquí. Las señales son evidentes: los de San Idelfonso han vuelto a hacernos la cobra, el espumillón campa a sus anchas, la tarjeta de crédito tiembla ante nuestra presencia y los villancicos resuenan por doquier, invocando a la Marimorena. El día menos pensado la señora del villancico va a hacer acto de presencia y a ver quién es el guapo que la devuelve al plano astral.

Quitando este pequeño detalle, estoy feliz. Son días de bajar el ritmo, concebir nuevas ideas que me tienen entusiasmada y hacer balance. No puedo decir que en 2015 me haya hecho rica. Si pudiera hacer esa afirmación, no la teclearía, la vociferaría a ritmo de conga desde el hemisferio sur.  Lo que sí puedo afirmar es que este año me ha regalado lecciones que no tienen precio. Y como una es más generosa que el culo de la Kardashian, qué mejor que compartirlo contigo en este último post. Prepárate porque, cuando termines de leer esto, vas a ser una persona tan sabia que querrán abducirte:

 

1. Nunca debes llenar tu agenda completamente.

Tu agenda no es como la cara de Madonna: no la puedes estirar hasta el infinito. Cuando lo haces, no estás aprovechando oportunidades, ¡todo lo contrario! Las estás perdiendo. Hay que dejar un hueco para los imprevistos. Porque lo imprevisible es a tu agenda como la visita de una suegra a tu casa. Para bien o para mal, siempre termina llegando y, cuando lo hace, dura más de lo que te gustaría. ¡La de trabajos inesperados y súper apetecibles a los que he tenido que decir que no por haber llenado la agenda hasta los topes!

2. Tu trabajo vale lo que tú quieras.

No vale lo que marca la competencia ni lo que cree tu entorno. Sólo tú sabes cuánto cuesta tu trabajo, así que no dejes nunca que sean otros los que pongan precio a tu esfuerzo porque lo devaluarán siempre.

3. Vacaciones de dos en dos.

Los descansos hay que planificarlos a pares. La universidad de Wisconsin ha demostrado que un emprendedor se desgasta al mismo ritmo que el teclado de un friki. El efecto sanador de las vacaciones de verano apenas dura unas semanas. Saber que te espera otro parón, a la vuelta de la esquina, te ayudará a llevar mejor las épocas de mucho estrés y a conservar una cantidad razonable de pelo en tu cabeza. Eso sí, calma. Tampoco es cuestión de vender el riñón derecho para poder costearse estas segundas vacaciones. Lo bueno es liarse la manta a la cabeza y que salga el sol por Antequera, el pueblo de tu tía o la cafetería de la esquina. Pero que salga.

4. Cuanto antes te equivoques, mejor.

Meter la pata, además de ser deporte nacional, debería estar prescrito por los médicos y estudiarse en las escuelas de negocio. Sólo cuando te equivocas estrepitosamente, puedes darte cuenta de que hay algo que falla y ponerle remedio. Cada medida correctora que tomes hará que tu negocio sea mejor, así que, ya sabes, ¡en 2016 barra libre de equivocaciones para todos! Las mías, dobles y sin hielo, por favor, que soy de las que reinciden y toman cariño a las piedras con las que tropieza.

5. No esperes que las cosas sean como tú quieres: hazlo posible.

En un mundo ideal, nuestros clientes pagarían por adelantado, respetarían los plazos, no nos harían perder el tiempo… Pero rara vez esto va a suceder de forma natural. ¿Acaso son todos unos desconsiderados? ¡En absoluto! Sólo hay que ponerse en su piel: probablemente es la primera vez que se enfrentan a un servicio similar al que tú vas a prestarles, están perdidos, no conocen el proceso como tú, así que… ¿cómo vamos a esperar que se comporten exactamente como queremos así porque sí? Marcar unas pautas y atar todos los cabos sueltos no sólo te hará más eficiente; también permitirá que tus clientes se sientan más seguros y mejor atendidos.

6. Escucha.

Para crecer, para mejorar y para conseguir tus objetivos antes y mejor. Escucha porque tus clientes te están dando pistas y sólo tienes que afinar un poco el oído para seguir el camino de baldosas amarillas. Escucha y evoluciona, a no ser que quieras quedarte como estás para siempre y trabajar más que el mecánico de los Transformers. En ese caso, tápate lo oídos, tararea y hazte el loco, que esto de la evolución no es para todos los públicos.

 

Por cierto, hablando de escuchar, aquí la abuela de la trompetilla va a dejar de hacerse la sueca. Hace tiempo que esto de las citas se me está yendo de las manos. La creciente demanda me ha desbordado y en pocos días se me llena la agenda para meses. No exagero. Quienes me han pedido fecha para trabajar en sus webs recientemente saben muy bien de lo que hablo. Pero ya he encontrado la forma de atender y canalizar parte de esa demanda con un servicio nuevo.  Lo anunciaré de una forma un tanto peculiar a la vuelta de las vacaciones. ¡Porque 2016 llega cargado de sorpresas!

Mientras tanto, voy a trabajar intensamente en el punto número 3 de este post, con un doblete vacacional que ríete tú de los maestros.  Apago el ordenador, desconecto el wifi y me pongo en modo 1.0 a la de ya. Sólo te digo que a mi lado, el Hombre de Cromañón  va a ser un referente de la evolución digital. Estas Navidades las voy a disfrutar como antaño, a golpe de pandereta y mazapán, y lejos, muy lejos de cualquier pantalla. Y si al final las invocaciones al otro lado de la pared terminan surtiendo efecto y la Marimorena se manifiesta, le enseñaré a hacer webs para que me ayude el año que viene.

¡Felices fiestas y que la siesta te acompañe!

También te puede interesar:

SUSCRÍBETE

para no perderte nada

  • Lourdes - Espero que tengas unas felices merecidisimas vacaciones, Susana. Gracias por este 2015 lleno de consejos y tesoros. Y de risas!!! Un beso grande.ResponderCancelar

  • Carolina - Descansa mucho que te lo mereces, guapetona. Feliz Navidad y feliz 2016. Ya tengo ganas de saber qué es eso nuevo que vas a anunciar, pero puedo esperar unas semana. Tú descansa que te lo has ganado. Besos!ResponderCancelar

  • Mar - Felices vacaciones y feliz año nuevo, Susana!!! Este 2015 contigo ha sido la bomba. Muchas muchas gracias pro hacerme reír cada miércoles. Leerte ha sido como tomar aire una vez a la semana. Te deseo lo mejor del mundo para 2016. Un besado!!ResponderCancelar

  • teress - Jajajaja!!! me ha encantado susana que buenísimos consejos! !! A ver si lo pongo en marcha todo todito. Sobre todo el punto 3yo tsmbiem feliz navidsdResponderCancelar

  • Maite - Hace ya algunos años que cambié la horrorosa y frustrante lista de propósitos de año nuevo por una maravillosa lista de las cosas que he conseguido este año y… y… muy importante, quién me ha ayudado a conseguirlo.
    Con letras bien grandes estás tú, Susana. Por si te pitan los oídos mañana , que la estaré compartiendo con mi familia antes de sentarnos a la mesa.

    ¡Gracias de corazón! ¡Felices Fiestas!ResponderCancelar

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*