Cosas que no debemos aprender de los anuncios de compresas

Los publicistas somos gente extraña. A veces podemos alumbrar grandes ideas y otras, sin embargo, tenemos menos vista que un pescao frito. Y esto es precisamente lo que pasa con ese tipo de anuncios que toda mujer ha maldecido al menos una vez en su vida: los de compresas. Es pensar en este tema y nos patina la sesera. Ni carrera, ni posgrado ni experiencia que valga. Cuando un publicista se enfrenta a un anuncio de compresas, deja de saber todo lo que sabía, va a tientas por la vida, como cabra sin pastor. 

Por eso hoy quiero contarte cuáles son las 3 cosas que no deberías aprender de los anuncios de compresas. Dale al play, que te lo cuento en un periquete:

 

 

¿Tú también crees que los publicistas estamos entre poco y nada acertados con este tipo de anuncios? Cuéntamelo aquí debajo, en los comentarios. Y si te ha gustado el video, recuerda que me ayudas nivel Dios compartiéndolo. Es un dale a tu cuerpo alegría Macarena para el alma y el curasao. Y eso, cuando una le da a las teclas o a la cámara en soledad, reconforta más que una sopita en invierno. Palabra de blogger.

¡Hasta la semana que viene!

 

 

También te puede interesar:

Únete a mi comunidad 

y no volverás a tener un miércoles aburrido

  • Valentina - Ay Susanaaaaaa!!! Con este video te has salido! Eres muy muy grande mujer. No sabes la de veces que me he quejado e indignado por este tipo de anuncio, que pone tan en ridiculo al genero femenino. Y tu has sabido usarlo tan bien como ejemplo para hacer buen marketing. No me queda otra cosa que compartirlo EVERYWHERE!

    Un abrazo enorme enorme guapaResponderCancelar

    • Susana - ¡Muchas gracias, Valentina! Creo que todo el género femenino piensa lo mismo sobre estos anuncios, ¡no entiendo por qué los siguen haciendo así!ResponderCancelar

  • Sandra - Me ha encantado el video Susana!! Muy buena idea lo de comparar con los anuncios de compresas. Un abrazo!ResponderCancelar

    • Susana - ¡Muchas gracias, Sandra! Qué bueno que te gustara. Disculpa la tardanza en responder, he tenido unas semanas de lo más intensas :/ResponderCancelar

  • del Prado - Qué chulo el vídeo! Me meo contigo. Aunque para enseñarnos marqueting te valgas de esos días taaaaaan idealísimos. Que mira, ideales no sé, peeeero -tomen nota profesionales publicistas- molones serían un rato si pudiéramos hacer lo que nos pide el cuerpo: PAUSA!!!!! Cada damisela tiene sus preferencias pero se van a parecer mucho a “olvidarme del mundo y repanchingarme a lo marajá entre cojines, té, netflix, masajín de pies, que me cocinen rico…” Serían días para mimarnos que el resto del mes ya vamos a tope, algunas a tope supersónico.ResponderCancelar

    • Susana - Jajajajajaja, yo soy de las de Netflix en bucle. Necesito una sesión continua de sofá a la de ya 🙂ResponderCancelar

  • Cristina - Me encantas en todos los formatos Susana pero en este te sales!!! Eres genial!! 🙂
    Sí, son sumamente absurdos estos anuncios, yo cada vez que veo uno me replanteo lo mismo que tú, pero me encanta como lo has sabido analizar.
    Un besazo guapa!ResponderCancelar

  • beatriz - jajajajja, ajjajajaja, me parto. No puedo estar más de acuerdo contigo. A qué huelen las nubes?¿?¿?, Siempre me he preguntado quién hacía los anuncios de compresas, desde luego una mujer con pre-regla o bien metida en el proceso no… bueno Isabel Coixet y sus nubes olorosas, que algo se habría fumado seguro. Gracias por estas perlas “marketinianas” que pueden extrapolarse a cualquier sector.ResponderCancelar

    • Susana - Jajajajaja, pues sí, ni idea de a qué huelen las nubes, pero me imagino a qué huele lo que fuman algunos creativos. ¡Gracias a ti, Beatriz, por ver mi video y dejarme un comentario!ResponderCancelar

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*