¿Debo regalar algo para que se suscriban a mi newsletter?

 

Hay una pregunta que lleva años persiguiéndome con insistencia y se ha vuelto más pesada que una sopa de elefantes, un collar de garrafas y unas elecciones generales. “¿Esos pechos son naturales?” Y, claro, no me ha quedado más remedio que escribir un post para explicarlo.

Lo sé. Este comienzo no es de recibo, pero he gozado cosa bárbara escribiéndolo. En realidad, la pregunta que me hacen siempre es un poco más aburrida. Mis clientes quieren saber si lo ideal es ofrecer algo a cambio de la suscripción a sus newsletters o, por el contrario, se trata de una práctica contraproducente. Y he aquí mi respuesta:

Depende. Aunque a veces lo parezca, no hay una sola forma de hacer las cosas. Últimamente es raro entrar en una web sin toparte con un banner de suscripción con una súper llamada a la acción junto a la imagen de un descargable, tan gratuito como apetecible. Si todo el mundo lo hace, parece de cajón que ése es el camino adecuado. Pero, en tal caso, ¿por qué yo no hago lo mismo? Te contaré mi experiencia.

Cuando emprendí, tenía un lío que ni el peluquero de Rapunzel. No sabía qué quería hacer realmente. Acababa de abandonar la agencia en la que había trabajado toda una década  y de repente me enfrentaba al mundo 2.0 sin saber cómo enfocar mi negocio. En tales circunstancias, decidí dejarme llevar y no plantearme con detenimiento ciertos detalles, como el descargable para suscriptores. Preparé el mío y lo coloqué en mi banner de suscripción a modo de reclamo, confiada en que me ayudaría a ganar leads y lectores fieles a cascoporro. ¡Ay, bendita inocencia! Fue un auténtico error y pronto tuve que quitarlo. ¿Sabes por qué?

Aquello era como buscar marido en Mujeres, hombres y viceversa. Inviable. Descorazonador. ¡Una orgía de infieles! Pronto mi lista empezó a llenarse de gente que se apuntaba para conseguir el descargable y se daba de baja de inmediato. Si no los fidelizaba ni leían ni un sólo post, mucho menos iban a convertirse en clientes. No tenía ningún sentido, así que opté por eliminar el descargable y pronto me di cuenta de que había tomado la mejor decisión posible en mi caso. Esa estrategia no estaba alineada con mis necesidades reales ni con mi branding. La filosofía de mi marca es mucho más slow y más del tú a tú que del volumen.

Pero, como decía antes, no hay un sólo modo de hacer las cosas. El mío es correcto para mi caso particular, pero cada negocio es un mundo y hay que valorar muchos factores. Por ejemplo:

 

A favor del descargable:

-Negocios que deben vender un volumen elevado de productos o infoproductos (o servicios de rápido consumo).

-Negocios con una estrategia “agresiva”.

-Negocios con un sistema de email marketing muy sofisticado, especialmente diseñado para no dejar escapar suscriptores en los primeros días tras la descarga.

-Negocios que dedican lo justo al blog (o que no tienen).

-Negocios con gente que empieza desde cero en el 2.0 y que aún no tiene una buena base de relaciones en redes sociales para darse a conocer e ir ampliando el círculo rápidamente.

 

En contra del descargable:

-Negocios con una filosofía slow, que necesitan construir una audiencia muy fiel, poco a poco.

-Negocios con un blog genuino y muy trabajado como centro de su estrategia de promoción.

-Negocios basados en la venta de servicios a largo plazo, que no puedan ni deban cubrir una gran demanda.

-Negocios basados en la venta de servicios a nivel local.

 

Estos son sólo argumentos a favor y en contra, pero insisto en que han de valorarse con cautela. Puede darse el caso de que un mismo negocio reúna características de un grupo y otro. Incluso puede que haya negocios que reuniendo la mayor parte de los puntos mencionados en el segundo grupo, opten por el descargable como estrategia de apoyo cuando ya tienen un nombre o están muy asentados en el 2.0 y no corren el riesgo de una fuga masiva de suscriptores. Lo que intento decir es que en marketing no hay algo correctísimo que funciona para todo el mundo ni existen las fórmulas mágicas. Lo que funciona para unos no es aconsejable para otros. Es más, lo que hoy te funciona a ti puede que mañana deje de hacerlo. Por ejemplo, en mi caso, si en un futuro los infoproductos empiezan a cobrar protagonismo, es posible que vuelva a la estrategia del descargable.

 

Nada es blanco o negro. Nada es auténtico y verdadero para todos por igual. Nada, excepto mis pechos.

 

¡Hasta la semana que viene!

 

También te puede interesar:

SUSCRÍBETE

para no perderte nada

  • Elsa López - Jaja q bueno Susana! Jajajaja

    es cierto que en cada negocio funcionan mejor unas cosas que otras y que hay que ser fiel a una misma y hacer las cosas siguiendo cada una sus propios valores y filosofía.

    Si nos lanzamos a este mundo tan difífil del emprendimiento, por lo menos tendremos que estar a gusto y felices con las estrategias que utilicemos en nuestro negocio.

    Dicho esto, que te voy a contar yo! Jeje ya sabes que yo soy de las que sí recomiendo hacer un regalo para incentivar las altas en la newsletter para no dejar escapar esas visitas que a lo mejor llegan de por otras vías que no son redes sociales y no han tenido la oportunidad de conocerte más a fondo. Es una vía más para conectar con ellos y ofrecerles mucho valor.

    Creo que el email marketing es una buena baza para tener una relación todavía mas estrecha y especial con nuestros seguidores y planteando una buena estrategia de captación no tendría que convertirse en regalar algo súper generalista para que se apunte “todo dios”, si no encontrar un regalo ultra especifico para captar y filtrar a las visitas que llegan y que estas sean de calidad (no por cantidad).

    Un abrazo guapa!! (Aquí intentando llevarte al lado oscuro jejeje)ResponderCancelar

    • Susana - Jajajaja, de oscuro nada! Que hablar contigo es siempre como abrir una ventana. En realidad estamos de acuerdo!! Simplemente creo que hay que estudiar cada caso porque hay veces que lo del regalo tiene más sentido que otros. Pero soy una firme creyente del email marketing con y sin descargable. Y, por supuesto, creo que el descargable es genial en muchas ocasiones. ¡Pero hay que estudiar cada caso!ResponderCancelar

  • Beatriz - Jajajajaja, no vez, la curiosidad mató al gato!!! Te conocí hace tiempo, quizás fui de las que descargue y…. salí corriendo? No lo sé o no me acuerdo jejejejeje. Pero poco a poco te he ido leyendo y al final has terminado por enamorarme. Me gusta tu forma de contar las cosas y me haces reír mucho, para mí la combinación perfecta para no salir corriendo de un blog. Un beso.ResponderCancelar

    • Susana - Oh, ¡muchas gracias, Beatriz! Quien insiste, resiste, ¿no? Jajajaja. ¡Y a mí a cabezota no me gana nadie! Estoy feliz de que ahora no sagas corriendo. ¡Un beso!ResponderCancelar

  • Beatriz - Hay que tenerlos bien puestos (los pechos) para atreverse con un arranque así!!! jaja, buenísima, como siempre, claro. Yo no me doy de baja nunca de las newsletter, pero en cambio ni siquiera tengo banner, me da como apuro. Un abrazo Susana.ResponderCancelar

    • Susana - Lo mío es de una turgencia sobrehumana, jajajaja. Creo que yo tampoco me he dado de baja jamás, pero, bueno, yo respeto que en algún momento de tu vida cambien tus intereses y que ya no desees recibir cierto contenido en tu correo. Lo que me parece feo es apuntarse, descargarse el regalo y darse de baja automáticamente. Pero es una práctica demasiado habitual. Lo favorece el medio digital y el anonimato. Parece que a veces se nos olvida que en el 2.0 hay que ser el doble de educados y corteses. ¡Un beso!ResponderCancelar

  • María - Lo primero decir que yo también he tenido que sufrir, muchas veces, esa pregunta: ¿son de verdad?

    Pues claro, las cosas auténticas son las que funcionan, no? Creo que Elsa y tú tenéis la misma visión de las cosas, pero una forma de hacerlas efectivas distinta, pero porque ambas sois auténticas en lo que hacéis, y lo hacéis con plena convicción. Sigo a Elsa (gracias a su hermana Laura y a Laura gracias a ti) y me parece, al igual que su hermana, una gozada. A veces imprimo vuestros posts para subrayar las ideas importantes, en plan apuntes!

    En cuanto a tú post… pues no sé si me ha resuelto mucho del tema principal, pero sí me ha aclarado las ideas, o mejor, me ha ayudado a expresar lo que quiero hacer realmente… era como una de esas ideas que te rondan en la mente y no sabes como materializar con palabras o hechos. Ahora ya lo sé!!!ResponderCancelar

    • Susana - Jajajaja, me parto, María! Al final se trata de eso. No hay una respuesta única a la pregunta. Eso es lo que quiero reivindicar en este post. Las fórmulas A + B = C, en marketing, son irreales. A cada negocio le vienen bien unas tácticas y otras no. Lo importante es que todo vaya alineado con tus intereses y la personalidad de tu marca. De ahí que no haya querido escribir una entrada lapidaria con una solución mágica e inequívoca, sino dar una serie de pistas y de argumentos para que cada persona los pueda aplicar a su caso particular.ResponderCancelar

  • 3flowers Andrea - es sabido que me gusta leerte…..que me gusta aprender de lo que cuentas, que me encanta pensar a la vez que te leo, vamos que me gustan tus post….y quizás no esté ni apuntada a tu newsletter…….pero este post me ha encantado!!!! y eso que hablar de tetas no es un tema que me interese……. la cuestión, totalmente de acuerdo contigo, cada uno que elija su estrategia pero efectivamente que el mundo se entere que muchos no nos apuntamos a un blog o a cualquier red social de una persona porque nos regalen “algo”, lo hacemos por interés, y por el mismo interés trabajamos. No me sirve de nada trabajar y enviar newsletter que mi público no lee simplemente porque no van con “regalo”, las costumbres y mundo 2.0 deben cambiar, y los slows, como tu dices, debemos de alzar la voz!!!
    muasmuas gigantes!!!
    AndreaResponderCancelar

  • Rinmar - Me ha encantado, clara y muy acertada…lo de los pechos un puntazo JaJajajaja.

    Estoy de acuerdo contigo en que cada negocio es un mundo y para todos no funciona lo mismo, además de que en el marketing no hay fórmulas exactas.

    En mi caso no he ofrecido hasta ahora descargable por suscripción y si bien es cierto que la lista de suscritos ha ido creciendo lentamente, mis chica han sido fieles incluso en momentos en los que no.he estado para nada activa. Ha primado para mi la calidad.

    Por otro lado, cuando ya la cosa se vuelve más sería, se introducen infoproductos, servicios u otros productos a la venta, es necesario la obtención de un mayor número de leads, para poder tener un mayor número de potenciales clientes a los cuales enamorar y vender tus productos….y es que en la lista está la venta!!

    Creo de verdad que con buenas campañas de email marketing, altas dosis de atención y buena aplicación de storytelling y copywriting, gran parte de los suscriptores que están confiando en ti, serán tus mejores clientes.

    Me ha encantado tu post, me gusta esa forma de.expresarte que te hace tan tu y olé tus tetas auténticas!!ResponderCancelar

  • Sara - Que conste que he entrado aquí muy motivada por saber la respuesta de la veracidad de ese par de razones jajaja… No, en serio, el tema tiene mucha miga, porque la verdad tampoco se suele decir lo contrario. Al revés se da por hecho que si vendes tus productos o servicios por internet debes tener sí o sí una golosina para atraer a potenciales clientes. Y si la verdad es que depende del caso. Es cierto como dice Elsa que ofrecer un regalo de gran calidad dispara los nuevos suscriptores y que es una gran vía para empezar a tejer una relación con el email marketing. Pero aunque eso ocurra mi opinión es que hay que testear y ver si tus objetivos, acorde con tus valores, se están cumpliendo. Por tanto, vuelvo a lo que tú bien has explicado conviene probar y rectificar según la situación y resultados. Un abrazo bonita 🙂ResponderCancelar

  • Sra Díaz - Me encanta tu forma de pensar 😀ResponderCancelar

  • Valentina - Y yo que iba tan segura por la vida con mi pequeño ebook del que estoy tan orgullosa….. leo esto y me entra toda la duda del mundo!
    Pero analizando mi situación fríamente, creo que puedo decir que no dejaría de regalar mi ebook ya que el número de gente que se da de baja de mi lista nada más descargarse el regalo es muy pequeño en comparación con los que se quedan. Así que, aunque mi proyecto no encaje del todo con tu primera lista, más bien con la segunda, sigo estando muy contenta con esta estrategia. Creo que al fin y al cabo, la cuestión es tomar decisiones con las que hay que sentirse cómodo. Y luego probar, testear, analizar y sacar conclusiones!
    Un abrazo bonita, que tengas muy buen día 🙂ResponderCancelar

  • Xènia Roca - Estoy totalmente conforme con tu opinión, cada blog, cada negocio tiene un alma diferente y eso hace que su MKT deba estar ajustado a ellos.

    Por cierto ¿Estás segura que tus pechos son Naturales? ; )

    Un AbrazoResponderCancelar

  • Cómo dar en el blanco con tu comunicación + Ejemplos prácticos - […] Pero, en mi opinión, con el que rompió el molde fue éste: ¿Debo regalar algo para que se suscriban a mi newsletter? […]ResponderCancelar

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*