Por qué tu web me está rompiendo el corazón

tu web me está rompiendo el corazón

 

Lloro flojito, hacia dentro, pero no como cuando veo Los puentes de Madison. Más bien como cuando Damien, el niño satánico de La profecía, tira a su madre por un balcón. Ése es justo el sentimiento que algunas webs provocan en mí. Me hacen deambular sin rumbo desde el pánico a la tristeza y vuelta a empezar. Finalmente, en un acto suicida, apago el wifi y me escondo debajo de la cama renegando de las tecnologías y de la especie humana.  

Después de muchos paseos traumáticos por la red, he llegado a la conclusión de que estos son los 8 principales motivos que hacen que una página me rompa el corazón:

 

1. Tu web habla menos que un político imputado.

Repetid conmigo: las fotos, por sí solas, no venden. Los textos son necesarios para contar, al que acaba de aterrizar en tu home, quién eres, qué vendes, cuál es la siguiente acción que quieres que realice… Para que tu web venda, debes comunicar. Y esto es imposible hacerlo sólo con imágenes. ¡Tienes que escribir! Además, cuanto más texto (de calidad) generes, mejor te posicionarás en buscadores.

 

2. Webs con plantillas tal cual, sin customizar.

Me matan lentamente, como una reunión de vecinos. Ver de repente la página de un fotógrafo con los colores corporativos de una clínica dental me supera. Últimamente, además, se están comercializando muchas plantillas que están pensadas para logotipos muy horizontales, compuestos exclusivamente por texto. Cualquier otro tipo de logo se ve minúsculo con estos themes, a no ser que sepas un poco de programación y toques el código para ganar espacio. Ya he perdido la cuenta de la cantidad de logos mal encajados y ridículamente pequeños que he visto este año.

 

3. Has redactado los textos de tu web en pleno síndrome de desdoblamiento.

Tus textos están escritos en tercera persona del singular o en primera del plural a pesar de tratarse de un proyecto unipersonal. Es una práctica muy común. Extrañamente, hay gente que piensa que así suena todo más profesional. Sin embargo, queda pretencioso, frío y falso, y se consigue justo el efecto contrario al deseado. ¿Conoces esa manía de correr con los brazos colganderos, como muertos? Pues esto es peor.

 

4. “Con mi chándal y mis tacones, arreglá pero informal”.

Estas sevillanas de La Martirio resumen a la perfección el problema de muchas webs: aparentemente están bien pensadas y diseñadas, pero tienen widgets de Instagram, Facebook, Twitter, etc. mal integrados, rompiendo la estética de conjunto de toda la página.

 

5. Expresiones vacías recurrentes.

¿Eres especial y único? ¿Te apasiona tu trabajo? Enhorabuena, has conseguido no diferenciarte absolutamente nada de tu competencia. ¡Bienvenido al apasionante mundo de los clones! Un lugar en el que todos empleamos exactamente las mismas palabras y conseguimos que dejen de tener significado.

 

6. El apartado de contacto de tu página es frío como el abrazo de una suegra.

“No quiero que me escribas”, eso es lo que transmiten la mayoría de las páginas de contacto que no integran nada de texto, sólo un formulario de lo más típico. ¡Conozco paredes de gotelé que invitan a conversar mucho más!

 

7. El desierto de Atacama campa a sus anchas en tu blog.

Un blog desactualizado da una sensación parecida a la de una casa abandonada. De algún modo, estamos diciendo que somos personas despreocupadas o que hemos dejado aparcado ese proyecto, así que disminuyen las posibilidades de que las visitas se conviertan en clientes.    

Por eso, si tienes el blog un poco olvidado, es hora de que lo saques del sótano, le quites el polvo y le des un poco de cariño, que enseguida te lo devuelve.

 

Dicho queda, si a partir de este momento te empeñas en seguir partiéndome el corazón, caerá sobre tu conciencia. Sólo puedo decirte que mi madre aún está corriendo detrás de la última persona que se atrevió a hacerlo y que es la número uno en lanzamiento de zapatillas a distancia. Lo dejo en tus manos.

 

¡Hasta la semana que viene!

También te puede interesar:

  • Ana Morilla - Yo soy la del desierto! Jajajaja, tengo que ponerme las pilas ya…ResponderCancelar

  • Pilar - Gracias por haberme hecho soltar las primeras carcajadas así tan de mañana. Y por todos tus consejos. Eres un sol y de mayor quiero escribir como tú 😉ResponderCancelar

  • Mar - Es leer dos palabras y ya me tienes ganada Jajajaja. Tengo que escribir mas y ser menos escueta, lo sé. A ver si te hago caso. Que tengas un buen día, guapa!ResponderCancelar

    • Susana - ¡Buen día para ti también , Mar! Desde que se inventaron los emoticonos nos cuesta un trabajito escribir… ¡Pero todo es ponerse!ResponderCancelar

  • Luciana - Hola, Susana! Una amiga me habló de ti y desde entonces te sigo cada semana y aunque no te comente, no me pierdo ninguno de tus posts. Hoy me animo para darte las gracias y decirte que me encantan tus consejos y tu forma de contar las cosas. Adoro tus mini historias de Instagram. Me gustaría saber si das algún tipo de formación o de asesoramiento para coger más soltura escribiendo… Un placer leerte, bonita!ResponderCancelar

    • Susana - ¡Hola, Luciana! Tengo sesiones de asesoramiento online one to one especiales para esto. Escríbeme a hola@susanatorralbo.com para concertar una cita. Además, estoy preparando actualmente otro tipo de formación, no tan individualizada. Tendría que haberla sacado a principios de septiembre, pero voy un poco tarde 😉 ¡Muchas gracias por preguntarme! Es algo que me hace mucha ilusión. No sé si estás suscrita a mi newsletter, pero si lo haces, podré avisarte en cuanto lance esta formación. ¡Muchas gracias!ResponderCancelar

  • Celia - Tú conoces a mi suegra, a que sí? Jajajaja, me ha encantado el post. Eres top top!!ResponderCancelar

  • vanessa - no me he podido reír más con tus comparaciones. Es que eres mu graciosa, joia por cula. ( perdón por permitirme la licencia pero me ha salido automático) Que pedazo de web vamos a tener! Y este plural si que valeResponderCancelar

    • Susana - Jajajajaja, ¡muchas gracias, guapa! Ese plural no es de loca, no.ResponderCancelar

  • Valentina - Que bueno Susana! Que arte tienes! Justo la semana pasada publiqué un artículo en mi blog sobre esto, pero más bien desde el punto de vista visual! A mi lo que más me rompe el corazón es ver webs y blogs con tipografías horrorosas e ilegibles, imágenes super pequeñas y colores elegidos al tun tun!
    Pero en este post hay más inspiración para coger sin duda!
    Un abrazo super fuerte!!!!ResponderCancelar

    • Susana - ¡Hola, Valentina! Me voy corriendo a leer tu post, que seguro que también me inspira. Un beso grande y muchas gracias por pasarte por aquí. ¡Muac!ResponderCancelar

  • Manuel Ruiz - ¡Nos debes un consejo! ¡Eran 8 y hay 7! Bromas aparte, un artículo muy informativo. ¡Gracias!ResponderCancelar

    • Susana - Jajajajaja, síiii, lo he puesto por todas partes: en el mail, en Instagram, en Facebook… ¡¡No sé por qué se me ha metido en la cabeza que eran 8!! La semana que viene seguro que cae algún consejillo nuevo 😉ResponderCancelar

  • MariaWolle - Muuuuy bueno! Entretenido y 100% de acuerdo!ResponderCancelar

  • Mercedes Paacual - ¡Que divertido por favor!…un rapapoblo con mucho cariño y muchisima gracia.,voy a pasarme lista. Espero aprobar. Un abrazo y gracias.ResponderCancelar

    • Susana - Jajaja, un tirón de orejas flojito. Espero que no haya dolido… ¡Gracias a ti!ResponderCancelar

  • Irene - Hay veces que tienes razón pero esta vez no… Creo que por que una persona quiera el tema tal cual la demo bien porque no tenga dinero o porque le de la gana no es malo, es más lo importate son las fotos y textos! Hablas de frases prediseñadas: anda que lo de los sueños que repites tú no está dicha. ¿Y sobre diseño? De verdad te atreves a hablar de eso sin titulación? Toda la web en español y partes en inglés. Y tú página de contacto tampoco es una fiesta. Es decir que tienes tanto que callar!! Y tus webs diseñadas para otros tampoco lo son. Un saludo Susana.ResponderCancelar

    • Susana - ¡Hola, Irene! Creo que no has entendido en absoluto la clave de humor en la que está escrito este post. No entiendo tu enfado, ¡y menos un viernes! Si me sigues un poco, sabrás que lo que hacemos aquí es buscar fórmulas para mejorar y que siempre digo que si te puedes ahorrar un dinerillo, mejor que mejor. No tengo nada en contra de las plantillas. Es más, en mi página de Facebook encontrarás varios posts en los que recomiendo algunas y animo a usarlas. Si te fijas bien, lo que comento es que se adapten un poco para que estén más alineadas con cada tipo de negocio. Lo de la titulación sí que no lo he entendido: ¡soy publicista! Gracias por las críticas, lo tomaré como algo constructivo a pesar del tono. ¡Un saludo!ResponderCancelar

    • Vanessa - Yo no voy a ser tan educada porque me sale la vena hormonal y porque me siento en la libertad de decirlo: señorita, usted lo que tiene es una cosita verde y fea, que se llama….. Ejem, ejem… ENVIDIA. Como fastidia que gusten otros.ResponderCancelar

    • Una misma - “Cuenta la leyenda que una vez una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga. Aunque ésta trataba de alejarse de su perseguidora, no había manera de deshacerse de ella. Huyó durante dos días y la serpiente no dejaba de seguirla. Finalmente, al tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga se detuvo y le dijo a la serpiente:

      -¿Puedo hacerte tres preguntas?
      -No acostumbro a dar explicaciones a nadie pero como te voy a devorar, puedes preguntar lo que quieras, contestó la serpiente.
      -¿Pertenezco a tu cadena alimenticia? preguntó la luciérnaga.
      -No, contestó la serpiente.
      -¿Alguna vez, te hice algún mal? preguntó la luciérnaga.
      -No, volvió a responder la serpiente.
      -Entonces, ¿por qué quieres acabar conmigo?
      -¡¡¡Porque no soporto verte brillar!!!”

      Es más…si no te gusta lo que lees…con no volver a entrar tienes más que suficiente. Susana ha sido demasiado educada contigo. Una educación que parece ser que tú no tienes. Las críticas son constructivas. Tus ataques…no. Así que no sé qué titulación tendrás, ni me interesa, pero ha quedado claro que por mucho título que tengas…la clase no se compra con dinero. Una clase que Susana tiene de sobra. Eso….y mucho talento.ResponderCancelar

  • Irene - Y qué decir, tanto diseñar y criticar y ni siquiera se leen los comentarios completos!ResponderCancelar

    • Susana - Tienes este blog a tu disposición para aportar, de forma positiva, lo que creas conveniente. Aquí estamos para aprender y mejorar todos juntos. ¡Feliz viernes!ResponderCancelar

  • Cristina - ¡Hola Irene! Empezar un comentario diciendo: “Hay veces que tienes razón pero esta vez no”…¿significa que tú siempre estás en la razón? mal comienzo…

    En el segundo renglón pones “o porque le de la gana”…y ¿no le puede dar la gana a Susana Torralbo dar sus consejos tal y como los siente y piensa? además de manera gratuita, con arte y profesionalidad, eso lo añado yo porque me consta.

    En el tercero…sin titulación…es publicista y destacó en su promoción…otra metedura de pata.

    Cuarto renglón…las páginas de contacto no tienen que ser una fiesta. Si con ellas consigues trabajo y clientes ya es estupenda y Susana lo consigue.

    Irene, hacía tiempo que no leía 4 frases con tantas incongruencias. Te aconsejo que te tomes una tila, te relajes y te dediques a valorar el trabajo de los demás desde otra perspectiva. Se comenta para opinar y por supuesto que se pueden hacer críticas pero constructivas, sin ofender, con educación y estilo…cosa que ha faltado en tu triste comentario.

    Oye…¡que lo de la tila es un consejo! si no te parece bien….no te la tomes.

    EL SABIO NO ENVIDIA LA SABIDURÍA DEL OTRO…frase típicaResponderCancelar

  • Mary Wilson - A mí mis papás me enseñaron que siempre ha de comportarse uno con educación. Si, además, está en casa de otra persona de visita, con más razón, sea para aplaudir o para discrepar. Ahora bien, uno, en su casa, puede si quiere poner los pies en las paredes o bailar heavy metal con un cubo en la cabeza. Y los demás, si no les gusta, no volverán a esa casa, pero por educación, no han de afearle su conducta. “My home is my castle”, suele decirse. Y además, ese tono tan agresivo hace llorar al Niño Jesús y al Flanders de los Simpson.
    Buenos días!ResponderCancelar

    • elvira boix - Jajaja, Marywill, me ha encantado tu comentario y, además, estoy totalmente de acuerdo contigo. Cuando lees un blog, lo menos que puedes hacer cuando opinas es hacerlo con educación, estés o no de acuerdo con los contenidos y dejar la mala baba para tu propia casa. Un poquito de por favor… (uy, perdón, qué frase tan trillada…)ResponderCancelar

  • Mariló - con lo bonitisima que dejaste la nuestra y lo poco que publicamos en el blog…… pero octubre trae nuevos proyectos y ¡¡un planing de organización!!

    Mary Wilson, que acertado tu comentario!!!!ResponderCancelar

  • Noelia - ¡La que se ha liado y yo sin leer este post!
    Creo que hay que saber mirarse y reconocer nuestros fallos y límites. Y tú Susana nos ayudas a hacerlo con humor y arte 🙂 para reirnos de nosotras mismas un poquito…

    Un abrazo,

    NoeliaResponderCancelar

    • Susana - Síiii, ha sido un comentario un poco polémico, sobre todo por las formas. Yo escribo este blog con las mejores intenciones del mundo. Creo que si Irene, la autora del comentario de la discordia, me conociera, no habría escrito eso, o lo habría hecho de otra forma, pero alguna vez me tenía que pasar, supongo… ¡Muchas gracias, Noelia!ResponderCancelar

  • Silvia - Que grande eres. El claro ejemplo de que la letra con sangre no entra. Entra mucho mejor con humor y risas.

    Soy tu fiel lectora aunque no haya escrito ningún comentario hasta hoy 🙂ResponderCancelar

  • brilliance auto body canton ma - Rhododendron er nydelig og denne benken var virkelig noe for seg (og se pÃ¥ den stubbestolen)!Som sagt sÃ¥ klarte jeg Ã¥ treffe feil dag, sÃ¥ min benk ble publisert onsdag.. neste uke skal jeg treffe bedre.ResponderCancelar

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*