3 fórmulas para darle vida y eficacia a tus posts en redes

fórmulas para darle vida y eficacia a tus posts

A veces sucede. Uno se curra el post del siglo y cuando hace click en publicar, espera fuegos artificiales, un mono tocando los platillos, aviones de las fuerzas aéreas haciendo piruetas en el cielo, una conga gigantesca dando la vuelta al mundo y masas enardecidas vitoreando tu nombre. Pero cuando bajas a la Tierra, ni mono ni platillos ni perro que te ladre. En tu blog hay más silencio que en una biblioteca de jesuitas. ¿Por qué? ¿A qué se debe esto con lo bien que te ha quedado? Has escrito algo interesante, que aporta, con un tono de voz genuino… ¿Qué es lo que falla?

La promoción. Es muy probable que estés fallando no en los medios elegidos para promocionar tu post, sino en el modo de hacerlo. Lo veo muy a menudo durante las sesiones de asesoramiento. Clientes que escriben con regularidad, que tienen buenas ideas para su blog, que comparten sus posts en redes sociales y que reciben menos visitas que la Antártida en invierno.

Dejando a un lado que hay otros métodos para promocionar un post además de compartirlo en redes, hoy me gustaría centrarme exclusivamente en este caso, ya que es el más habitual y donde suele estar la madre del cordero (e incluso la del mono de los platillos). Por eso hoy quiero darte 3 fórmulas prácticas para darle vida a tus posts en redes y hacer que sean eficaces.

En lo que a redes se refiere, vivimos sobreestimulados.  Nos levantamos cada día con 5 notificaciones de cumpleaños, 4 invitaciones a eventos, una ruptura, un par de ascensos, las fotos tocanarices de las vacaciones paradisíacas de tu prima, un aviso de perro perdido, la receta de macarrones que acaba de subir tu suegra… Y en medio de este clamor, alguien susurra que ha escrito un post y te invita a que lo leas. ¿Quién puede oírlo con todo ese ruido?

En este contexto, ser discreto no es una opción. Si quieres que elijan leer tu blog en lugar de la receta de macarrones vas a tener que bañarte en toneladas de queso rayado, alzar la voz y jugar con el lenguaje. ¡He aquí las 3 fórmulas mágicas!

1. Sorprender. Por ejemplo, podrías:

Dirigirte directamente a quien te lee y hacer que se sienta aludido sin equívocos:

“¡Te pillé! ¡Estás trabajando en pijama y pantuflas! ¡Delincuente! Que una cosa es trabajar desde casa y otra parecer que no has salido de la cama. Lo sé, lo sé, es difícil dejar de hacerlo. Pero te aseguro que es una de tantas cosas que pueden hacer que mejore tu productividad. ¿Quieres saber cuáles son las otras? Te lo cuento todo en el post de hoy.”

“¡Pero bueno! ¿Qué haces así vestido? Corre, arréglate, que nos vamos a la alfombra roja de los Oscar. Hoy aprendemos marketing allí mismo, a lo grande y por todo lo alto. Vente conmigo y que no decaiga la laca.”

-Hacer una afirmación sorprendente:

“Snapchat me ha robado el corazón y la sesera como un amante bandido. No es para menos: es fácil, es divertido… Sólo necesito que aprenda a poner el lavavajillas para pedirle matrimonio. Porque además es una herramienta de marketing súper poderosa. ¡Si hasta la usa Obama! Y como no quiero que tú seas menos, hoy te cuento cómo y porqué debes utilizar Snapchat.”

“Señoras y señores: ¡Brad Pitt ha vuelto a mi blog! No crean que es sencillo eso de dejar Hollywood de repente, pero lo hace por una buena causa. Hoy os hablo de los 3 errores más comunes que comentemos al estrenar una web para que dejéis de pecar de una vez y vayáis derechitos al cielo como querubines regordetes, con alas, rizos dorados y todos los complementos.”

-Lanzar un pregunta inesperada:

“¿Alguna vez te han entrado ganas de hacerte el muerto cuando te llamaba un cliente? En caso afirmativo, no puedes perderte el post de hoy, que viene con espantamoscas y equipo de reanimación incluido. Un manual como la copa de un pino para detectar y ahuyentar a clientes tóxicos”.

 

2. Generar conversación y trabajar la empatía. Ya te lo he contado alguna vez: la visibilidad en Facebook funciona con un algoritmo que nos va dando puntos según la interacción de nuestro público. En este sistema de puntos, los comentarios puntúan más que los likes, así que para incrementar nuestra visibilidad y hacer que nuestro post llegue a más gente, debemos aspirar a que nos comenten o, mejor aún, que compartan nuestras publicaciones. En mi caso, tengo la suerte de que me gusta darle al pico y genero conversación con bastante facilidad y sin proponérmelo. Una se arrima a las redes como a la cola de la frutería y disfruta con las conversaciones propias y ajenas. Es lo que tiene ser como una abuela en un autobús, que aprovecho el más mínimo cruce de miradas para hablarte como si no hubiera un mañana. Pero si a ti te cuesta un poco más, prueba con esto:

-Encontrar puntos en común con tu audiencia y sacarlos a relucir. Hay situaciones por las que todos pasamos, pero son tan cotidianas o tan nimias que no solemos hablar de ellas, así que cuando alguien saca el tema nos sentimos identificados de inmediato y con ganas de compartir nuestra propia experiencia. Fíjate en esta publicación de Instagram o en esta otra.  ¡Si me hubieran dicho que iba a obtener semejante cantidad de comentarios hablando de la caída del pelo o de montar en bicicleta no lo habría creído!

Formular preguntas. Pocas cosas son tan efectivas a la hora de iniciar una conversación que hacer una pregunta. Una conversación y lo que te tercie. ¡Que hay mucho niño por el mundo fruto del estudias o trabajas!

 

3. Poner en valor tu trabajo. Trabajar en un buen post y no darle la importancia que merece es algo tan inútil como el codo de un playmobil. ¿Has estado horas y horas pensando, investigando y escribiendo una entrada digna de forrar la Capilla Sixtina? En ese caso, tienes que darte importancia a la hora de comunicar en redes que has escrito un nuevo post. Aparca la modestia y vente arriba. Pero arriba nivel Everest, donde puedas resistir estoicamente entre notificaciones y eventos varios.

 

Y como me gusta predicar con el ejemplo, aquí me tienes, tirando de asertividad para despedirme diciéndote que si me haces caso, te ganarás la gloria eterna y un blog más visitado que la M30 en hora punta. Intentarlo es gratis. Y en el peor de los casos, te quedas como estás y con la receta de macarrones de tu suegra.

 

¡Hasta la semana que viene!

 

17 comentarios
Añadir un comentario

Tu email nunca será publicado Campos requeridos *

  • Anna

    Ojala me saliera así de natural, pero mucho me temo que soy de las que les cuesta. Pero así explicado tan clarito seguro que algo mejor me sale, al menos voy a intentar ponerlo en practica ahora que se que me puedo ganar unos macarrones. Gracias por todo, bonita *ResponderCancelar

    • Susana

      ¡Gracias a ti por pasarte y comentar! Que te salga natural es sólo cuestión de tiempo y prácticas, ¡ya verás!

  • Lourdes López

    Lo cuentas de una manera que parece hasta fácil. Prometo intentarlo!! Lo de las notificaciones de cumpleaños es lo peor, las miro al levantarme y después se me olvida felicitar… Por mi pueden quitarlas, que estoy quedando fatal. Buenísimo el post, como siempre!!ResponderCancelar

    • Susana

      Yo igual, se me olvidan todas a los cinco minutos, jajajaja.

  • Carolina Ruiz

    Me parto contigo, mira que eres graciosa!! Para tu información, acabo de poner en práctica uno de tus consejitos, a ver qué tal… 😉ResponderCancelar

    • Susana

      ¿Qué tal te fue? Cuenta, cuenta, que nos tienes es ascuas…

  • Beatriz

    Vengo corriendo desde Instagram a esta M30, con la lengua fuera, sólo para decirte que haces fácil lo difícil y que me encanta el post. ay, pero lo que me queda por aprender…ResponderCancelar

    • Susana

      ¡Seguro que no es tanto, Beatriz! Venga, que ya casi lo tienes. ¡Un beso!

  • Gracias Susana! Me has cargado las pilas con este post y hoy mismo lo pongo en práctica!
    Ya te contaré si muero de éxito o si me tengo que seguir haciendo la muerta para no crear sospechas de que no me lee nadie….:-))

    Un abrazo desde el Sur, LuzResponderCancelar

    • Susana

      Jajajaja, ¡otro abrazo, sureño también, para ti!

  • Susana, es que me parto leyendo tus posts! Eres mi héroe! Conocerte en persona debe ser lo más. Mira que tienes gracia, jodía!ResponderCancelar

    • Susana

      Pues nada, cuando quieras, me dejo invitar a una cerveza 😉

  • Me divierten mucho tus post, haces facil lo más difícil! Siempre suelto alguna carcajada contigo! gracias por contar las cosas con esa frescura y hacer que nos den ganas de currarnos más las cosas!! Me divierten mucho tus post, haces facil lo más difícil! Siempre suelto alguna carcajada contigo! gracias por contar las cosas con esa frescura y hacer que nos den ganas de currarnos más las cosas!!ResponderCancelar

    • Susana

      ¡Gracias a ti por dejarme un comentario así! Haces que todo el esfuerzo merezca la pena 🙂

  • Lo pondré en práctica fijo, porque a mi no me visita ni mi madre…jjj… yo soy de poner, ya tienes la entrada de hoy con el tema tal … y enlace… pero me curraré algo más los textos de las redes sociales…. salduinesResponderCancelar

    • Susana

      ¡Y yo que lo vea! Poco a poco, ya verás…

  • […] un tono de voz genuino… ¿Sabes qué es lo que falla? La promoción en redes. Por eso escribí este post, en el que te cuento 3 fórmulas para que tus posts en redes sean más […]ResponderCancelar

Si es la primera vez que vienes por aquí, me presento: soy Susana, una publicista con una cámara pegada en la mano. Éste es el lugar desde el que comparto todo lo que sé sobre comunicación, marketing y publicidad (y sobre donuts, mi madre, lo divino, lo humano…). Quédate un rato conmigo; ¡las risas están aseguradas!




* Para cumplir con la nueva Ley de Protección de Datos y que tus datos estén a salvo (cosa que me importa y mucho), debes leer y aceptar mi política de privacidad. Tus datos serán guardados en  1&1 Internet España S.L.U. y Mailchimp, mis proveedores de hosting y email marketing.

Emprender
Marketing
Creatividad
Blogging
Redes sociales
Copywriting

MENÚ