Storytelling para novatos (II parte). Cómo contar tu historia de marca.

DSC_7593_blog

 

Hace unos años yo tenía la vida perfecta. Tan impecable, tan lisa, tan tersa como la cáscara de un huevo un segundo antes de romperse. Supongo que siempre funciona del mismo modo: no te das cuenta de lo cerca que estás del filo de la sartén hasta que te oyes crujir.

Así empieza mi historia, que viene muy al hilo del post de hoy, pero como no quiero que esto se convierta en el Libro gordo de Petete, la dejo ahí aparcadita por si digievolucionas a señora con rulos y te apetece saber de qué universo paralelo he salido.

Hoy hemos venido a hablar de storytelling. Lo prometí aquí. Y no está una en edad de andar saltándose promesas. Líbreme el señor de ir tentando a la parca tan alegremente para que me lleve al otro mundo sin haber visto la nueva temporada de Juego de Tronos, sin las ingles brasileñas hechas y sin haber catado las mieles del éxito (o las de Brad Pitt). ¡Así que empezamos!

Recapitulando el post anterior, te recuerdo que le puedes dar multitud de usos al storytelling en tu negocio (presentar tu empresa, anunciar un cambio o novedad, reafirmar los valores de tu marca, promocionar un servicio o producto concreto, lanzar algo nuevo, dejar ver tu lado más personal en redes…). Al emplear esta técnica y hacer nuestros mensajes más narrativos, transmitiremos de una manera mucho más eficaz. Pero ¿cómo podemos hacerlo?

 

1. Elige una emoción.

En esta vida hay dos cosas que son universales: las pelusas de debajo de la cama y las emociones. Eso es algo que todo el mundo experimenta por igual aquí y allende los mares. Da igual quién seas, cómo te llames, a qué te dediques, si cueces o enriqueces… El amor, el miedo, la esperanza, la rabia, la alegría… son iguales para todos. Nos conectan y hermanan con lazos invisibles.

Por eso quiero que pienses qué emoción quieres que sientan cuando vean / lean / oigan tu historia. ¿Qué sentimiento te gustaría provocar? Con el storytelling siempre buscamos establecer un vínculo emocional. Es lo que va a hacer que tu mensaje llegue directo, sea fácil de recordar y te diferencie.

Precisamente por la importancia de este vínculo emocional, es recomendable contar las historias en primera persona. Si no manejas mucho la técnica, te resultará más fácil conectar de este modo. Por supuesto, también hay historias narradas en tercera persona que puedan tocarnos la patata, quitarle la cáscara y meterla al baño maría. Pero es más complejo.

 

2. Define tu historia y su intensidad.

Dependiendo del uso que quieras darle, tu historia será más densa e inspiradora o más liviana y refrescante. Por ejemplo, no es lo mismo desarrollar una historia para contar tu por qué que hacerlo para darte a conocer un poco mejor en redes sociales. No es cuestión de ir destilando intensidad nivel Escarla O’Hara por doquier.

 

3. Lima la estructura.

Lo de que toda historia debe tener un principio, un nudo y un desenlace ya lo sabemos todos. ¡Pero esto es sólo el punto de partida! Hay muchas formas de ponerle sal y pimienta a esta estructura narrativa (hay un libro buenísimo que te las explica al detalle).  Por ejemplo, si hacemos que el final esté conec­tado de algún modo con el prin­ci­pio de la his­to­ria, conseguiremos que sea mucho más emocionante y que tu público se sienta más conectado. Y para muestra, un botón gigante: uno de los anuncios más geniales e inspiradores de Coca Cola.

 

 

 4. Sé honesto.

El storytelling sólo funciona cuando nuestras historias están basadas en la realidad y se sostienen por sí solas de principio a fin. Una cosa es ser creativo a la hora de darle forma para que el mensaje no pierda fuerza por estar mal contado y otra inventarse hechos, datos, personajes… Eso no es storytelling aplicado a un negocio. Es mentir, es construir una casa sobre cimientos de papel, es traicionar la confianza de quienes te siguen y ganarte un pase VIP a las barandas del infierno.

 

 

5. Hila tu historia con los beneficios y valores de tu marca.

Todo esto que hemos dicho hasta ahora está muy bien, pero hay un detalle que hará que tu storytelling sea más útil que el bolsillo de Doraemon. Y es que muestres en tu historia los beneficios y/o los valores de tu marca, pero de una forma indirecta o muy bien hilada, sin llamadas a la acción forzadas en plan ejecutivo agresivo. El storytelling es más sutil, más elegante. Es la Audrey Hepburn del marketing.

 

No me digas que después de leer esto no te han entrado ganas de liarte la manta a la cabeza, creerte Coca Cola y lanzarte a la piscina. Deja que añada un extra de manta zamorana diciéndote que el storytelling no sólo es de mis técnicas favoritas. Personalmente, es la que mejor me funciona y más alegrías me trae. Y eso, oiga, teniendo en cuenta que no hablamos de un artículo erótico, tiene mucho mérito. Dónde va a parar.

 

¡Hasta la semana que viene!

 

También te puede interesar:

Únete a mi comunidad 

y no volverás a tener un miércoles aburrido

  • lourdes - Susana, no tengo palabras, eres una campeona!ResponderCancelar

    • Susana - Yo sí que no tengo palabras, Lourdes. Gracias por estar aquí cada miércoles casi casi desde los comienzos de este blog :*ResponderCancelar

  • Ana - El post me ha encantado, pero tu historia me ha enamorado. Me alegra mucho que hayas podido recuperarte y entretanto sacar fuerzas para tener este proyecto maravilloso que me inspira cada día más. Sigue así!ResponderCancelar

  • Paula - Susana, me ha gistado mucho! Hace poco que te descubrí y gracias al post de hoy te he conocido un poco más. Tu historia es muy inspiradora, eres una valiente!ResponderCancelar

    • Susana - ¡Muchas gracias, Paula! Es un placer tenerte por aquí 😉ResponderCancelar

  • Pepe Roldán - “Historias que emocionen”… tomo nota ResponderCancelar

    • Susana - ¡Ya me contarás qué tal si lo pones en práctica, Pepe!ResponderCancelar

  • Valentina - Creo que fue precisamente tu historia la que me atrapó hace tiempo y me hizo quedar por aquí. Una historia tan real como inspiradora que en su día me dio mucho que pensar. Esta historia me hizo reflexionar que no quiero llegar a hacerle tanto daño a mi cuerpo por no hacerle caso en su debido momento y que otras formas de llenarnos los bolsillos existe porque además nos llena el alma y nos hace felices. Fuiste mi inspiración y lo sigues siendo.

    Gracias por desvelarnos tus secretos, porque estos están contribuyendo a crear un mundo mejor! 😉ResponderCancelar

    • Susana - ¡Gracias a ti, Valentina! No me canso nunca de decírtelo: el mundo blogueril necesita más personas como tú, así que descansa mucho y bien y vuelve con fuerzas renovadas. ¡Muac!ResponderCancelar

  • Alba (Niña Bonita) - Me ha encantado el post!!! aunque así de primeras parece obvio y fácil lo que dices nada que vez, así que tomo buena nota de todo y a ver si soy capaz de llevarlo a cabo ^^ Gracias!!!!

    BesinesResponderCancelar

    • Susana - ¡Muchas gracias, Alba! Se haces algo así, avísame, que me encantaría verlo. ¡Un besote!ResponderCancelar

  • delPrado - Qué de buenos consejos ¡mil gracias! No sé cómo me las voy a maravillar para ponerlos en funcionamiento pero contigo de motor de arranque una se vislumbra metiendo hasta quinta. ¡Mira cómo me estoy aplicando ya! Bueno…es que estoy un poco endrogá. Me he venido arriba de andar embalá daquí pállá por tus post. Porque en tu web sé cuando entro pero luego no quiero encontrar el freno para salir. Todos tus post son geniales. Y tu historia tremenda, emocionante y luminosa. Gracias otra vez.ResponderCancelar

    • Susana - Jajajajajaja, soy como un agujero negro interdimensional: ¡entras y te pierdes! Me encanta ver cómo te estás poniendo las pilas y, sobre todo, me encanta tenerte por aquí. ¡Un besote!ResponderCancelar

  • Caperu - Hola Susana! Te puedes creer que llevo un tiempo ya siguiéndote y todavía no conocía tu historia? Es extraño porque, al final, todos somos como “la vieja del visillo” y queremos saber de la persona. Pero tus posts, tu Instagram, tus fotos… me dejaban tan satisfecha, que no necesitaba más (y lo digo como un elogio). Sabes que cumpliste uno de mis sueños?? (porque he tenido unos pocos, no demasiados, pero uno de ellos era trabajar en publicidad). Y si ya antes me encantabas, ahora me rechiflas y te respeto aún más porque ser tan joven y llegar lejos en ese mundo, no es nada fácil y todavía más complicado debió ser dejarlo. Así que, aquí tienes una fan!ResponderCancelar

    • Susana - ¡No me extraña nada, Caperu! Muchas veces lo pienso: “tanto publicar en Instagram, pero nunca hablas de tu trabajo, la gente no sabrá ni que eres publicista”, jajajaja. ¡No sabes cómo me alegra tenerte por aquí! Un beso grande.ResponderCancelar

  • Karen - Hola Susana, he llegado aquí gracias a la referencia que hace Maider de ti en una de sus publicaciones, y sin duda no se ha equivocado, el storytelling es un tema en el que estoy profundizando, y tu lo has explicado muy bien en este post.

    Un saludo!ResponderCancelar

    • Susana - ¡Hola, Karen! ¡Encantada de saludarte! Qué bueno que me hayas conocido a través de Maï, ¡le tengo muchísimo cariño! Bienvenida a este blog. ¡Me encantará volver a verte por aquí!ResponderCancelar

  • Carlos - Susana como estas soy de Venezuela te cuento que acabo de leerme tus post sobre Storytelling y ya eh venido aprendiendo sobre el tema y estoy encantado con Todo esto del Storytelling y más como tu lo has publicado llegue aca leyendo el blog de Maider Tomasena y quería saber si puedo contarte mi Historia asi le hechas un vistazo y me dices que te parece? Espero tu respuestaResponderCancelar

    • Susana - ¡Hola, Carlos! Encantada de saludarte. Será un placer conocer tu historia, claro que sí. Lo único es que me pillas en plena avalancha de trabajo. En cuanto pueda te leo, pero no me tomes a mal si tardo un poco. ¡Están siendo días muy complicados! Por cierto, ¡bienvenido a mi blog! Un placer tenerte por aquí 🙂ResponderCancelar

  • Cómo mejorar la experiencia del cliente de tu tienda online » SusanaTorralbo - […] qué es esto del storytelling, te vendrá de perlas la trilogía que publiqué recientemente aquí, aquí y […]ResponderCancelar

  • De despedidas y puntos aparte. Tutti frutti de verano » SusanaTorralbo - […] Storytelling para novatos (II). Cómo encontrar tu historia de marca. […]ResponderCancelar

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*