Mi reino por un like

como conseguir más likes

 

No me digas que me quieres, dame un like. No me tengas cariño, escríbeme algo. No, hombre, por whatsapp no, que ahí no lo ve nadie, escríbelo en mi Fanpage que eso sí que es amor del bueno. ¿Flores? Está bien, pero hazles una foto antes y etiquétame, que si no, no lo ven mis followers…

¡Ay, si Shakespeare levantara la cabeza y viera que en el siglo XXI ya no morimos por amor! Eso de los sentimientos nobles y reales está demodé total: ahora lo peta morir por un like, levitar por un comentario y languidecer con cara de emoticono hepatítico. Y es que a estas alturas de la película, el romanticismo es perder el último aliento intentando conseguir uno de esos pequeños bocados de amor digital, y no esa vaina de los suspiros y los corazones rotos. No nos engañemos, sufrir por amor ya no es lo que era. La verdadera desazón hoy en día es quedarse sin datos en el móvil.

Pero una, que muere de modernez y a la vez es una romántica a lo vintage, se debate en un existencialismo profundo y vive reconcomida, con el alma a la virulé. Yo quiero likes y quiero amor del bueno, del que te calienta los pies en las noches de invierno. No quiero vivir con la punta de la nariz pegada al móvil, sumando dioptrías y años. A mí que me pongan cuarto y mitad de cada, o, por qué no, ración doble, nunca se sabe. Mientras tanto, heme aquí recopilando, por si las moscas, claves para hacer tu contenido más likeable:

 

1. Encontrar el equilibrio entre lo perfecto y lo imperfecto, entre lo divino y lo humano. Eso de llevar una vida Pinterest y contarla en fascículos sólo le funciona a unos cuantos. A los humanos de a pie lo que nos va bien es ir y venir de lo bonito a lo regulero y contar esas pequeñas miserias y alegrías que nos hacen más humanos y nos conectan con el resto del mundo. Vamos, lo que viene siendo empatizar y tocar la patata, pero desde lo genuino y auténtico, y no desde el postureo. Ojo, esto no quiere decir que nos abandonemos al libre albedrío y podamos hacer fotos malas, colgar carteles feos y escribir textos con la punta del pie. Líbranos del mal, Señor. Es sólo que no nos obsesionemos con mantener la perfección absoluta a costa de convertirnos en algo irreal.

 

2. Mojarse y compartir opiniones sinceras. Entre la chicha y la limoná, no hay nada, señores. Es un terreno baldío condenado a la invisibilidad. Aquí hay que mojarse para llevarse el gato al agua. Pero, cuidado, no es cuestión de ir por la vida a lo tertuliano de Sálvame e inmolarse en cada publicación. Simplemente se trata de compartir tu opinión sin temor a no ser políticamente correcto. ¿La desbandada en manada de Instagram a Ello te deja ojiplática? ¡Dilo! ¿Estás hasta las narices de que todo el mundo te pida que actives las notificaciones de su perfil? ¡Dilo también! Seguro que hay mucha gente que piensa igual que tú y se genera un debate interesante.

 

3. Aportar, aportar y aportar. Déjate poseer por el espíritu de Santa Teresa y conviértete en un alma dadivosa. Además de ganarte un pase VIP al reino de los cielos, serás bendecido con un aumento de tu popularidad. Parece paradójico, pero sólo aportando valor y olvidándote de los likes, podrás conseguirlos a porrillo.

 

4. Provocar sentimientos positivos. Aún lo tengo por confirmar, pero he oído por ahí que sólo se vive una vez y que a los seres humanos lo que más suele apetecerles es ser felices. Una auténtica locura. Por lo visto, disfrutan con todo lo que les hace reír, con lo que les inspira, con lo que les produce placer estético, con los olores agradables y hasta con la buena comida. Lo sé, son una panda de degenerados, pero hay que adaptarse y dejar el valle de lágrimas debajo de la cama. A la hora de plantear tu contenido, intenta que pueda asociarse con algo positivo.

 

5. Asoma la patita. No me canso de decirlo. Ya nadie quiere relacionarse con marcas distantes e impersonales que se dirigen a nosotros de forma unidireccional; queremos conversaciones de tú a tú, cercanía, retales de vida que nos hagan sentir que al otro lado también hay personas y que podemos confiar en ellas. Por eso es importante enseñar nuestro lado más cercano. Sí, sí, ya sé que esto es probablemente lo que más te cuesta, pero entre humanizar tus mensajes y salir en la portada de Interviú enseñando todos tus lados (los cercanos, los lejanos y los de en medio) hay toda una gama de posibilidades. Y si aún tienes dudas, te vendrá bien leer esto.

 

6. Experimenta con el lenguaje para darle una vuelta al modo en que cuentas las cosas. Un mismo tema puede abordarse de muchas formas. Puede ser apasionante o más aburrido que un acuario de almejas. Depende del enfoque y de cómo lo cuentes. No te quedes en lo obvio, dale una vuelta de tuerca y haz que parezca que vas a desvelar la fórmula secreta de la Coca Cola y no la receta de las gachas de tu tía Amalia.

 

Y hasta aquí todos los secretos del amor digital y el romanticismo de la nueva era. Yo aún no veo claro el destino de la humanidad y a veces creo que caminamos hacia la extinción. Sólo hay una cosa que tengo clara. Si, por misterios de la ciencia, Shakespeare terminara levantando la cabeza, sólo hay que hacer algo muy simple para que vuelva a agacharla: abrirle un perfil en redes sociales.

¡Hasta la semana que viene!

También te puede interesar:

SUSCRÍBETE

para no perderte nada

  • Lourdes - Buenísimo de principio a fin!! Eres top topResponderCancelar

  • Carolina - Si Shakespeare levantara la cabeza y te leyera a ti se jubilaba. Que arte tienes!ResponderCancelar

    • Susana - Jajajajaja, ¡tú más! ¡Menudo comentario te has marcado!ResponderCancelar

  • Anna - Tú eres la uno total. Soy muy fan de tus historias en Instagram, eso de “tocar la patata” con tus cosas del día a día se te da como a nadie. Qué tengas un buen día!ResponderCancelar

    • Susana - Ains, que se me suben los colores y después me cuesta mucho bajarlos, jajaja. ¡Gracias, guapetona!ResponderCancelar

  • Mar - Genia!! Para cuando un tallercito o algo??ResponderCancelar

    • Susana - Jajajaja, un día de estos. Igual lo hago en la mejor compañía…ResponderCancelar

  • Dolors - He visto tu vídeo en Instagram y me he venido corriendo a leerte. Me encanta cómo cuentas las cosas, me has sacado una sonrisa bien grande, así que por aquí me quedoResponderCancelar

  • Valentina - Todavía sigo imaginando un acuario de almejas, y me rio pensando en que cara tendré!
    Todo lo que dices se puede resumir con un: ¡se auténtico y olvidate de tonterías! Por supuesto tal y como lo explicas es imposible no entenderlo, y el que se resiste, pues se va a perder lo bueno del amor en la era digital: ser querido sin esforzarse por conseguirlo!
    Un abrazo muy fuerte guapa! 😉ResponderCancelar

    • Susana - Para mí, Valentina, un acuario de almejas es lo más aburrido del mundo, jajajaja. No podría haberlo resumido mejor que tú. es muy simple, pero nos empeñamos en complicarlo. ¡Un beso!ResponderCancelar

  • Ana - Llego ahora a leerte, Susana!! Entre que me ha cagado un pájaro en la peluca y mi afición a meterme en jardines políticos, creo que me he coronado con tus consejos sin haber sido muy consciente.
    Justo tengo en mente un post con mis reflexiones acerca de la cultura del like y demás mandangas digitales. A ver si este puente le doy una vuelta final y lo remato. Un placer leerte. Siempre. Pero hoy especialmente. Abrazote políticamente incorrecto. Ya tú sabes! 😉ResponderCancelar

    • Susana - Jajajaja, como te dije, son jardines llenos de gente, ¡y más en estos días! Si algo necesitamos en este país es que se hable más de ciertos temas y seamos claros. Deseando leer ese post sobre la cultura del like… Otro abrazo políticamente incorrecto, con extra de transgresión, para ti. ¡Muac!ResponderCancelar

  • Ana- mintha estudio - Descubrí tu blog hace una semana, de esos días que te pierdes entre perfiles de IG y al final terminas encontrando un tesoro…
    Enhorabuena por tu blog, y tu trabajo.

    Nos leemos!!!!ResponderCancelar

    • Susana - Un placer tenerte por aquí. Vivan las casualidades instagrameras!!ResponderCancelar

  • Kenia Urdaneta - Muy buen artículo, me hace recordar con un humor casi irónico que en estos días conversaba con una amiga acerca del tema, y no entendíamos porqué rayos aunque nos esforzabamos mucho no conseguíamos suficientes likes jaja. Es casi obsesivo el tema y caemos sin darnos cuenta.ResponderCancelar

    • Susana - Síiii, antes no teníamos este tipo de preocupaciones, jajajajaResponderCancelar

  • Tutti frutti veraniego para aprovechar las vacaciones » SusanaTorralbo - […] que el amor ya no se lleva y que ahora es mejor que te den un like, así que, por si las moscas, en este post recopilé las claves para hacer tu contenido más […]ResponderCancelar

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*